La falta de cultura financiera y el desinterés de los trabajadores, ocasionan que en muchos casos se desconozcan los montos de los ahorros para el retiro, incluso, que no conozcan qué administradora lleva su dinero, afirmó Gerardo Sánchez Herrera, especialista en finanzas.
Indicó que el Fondo de Ahorro para el Retiro es el patrimonio que un trabajador ha ido acumulando a lo largo de su vida productiva, sin embargo, en muchos casos, no se le pone la atención debida por el grado de desconocimiento de parte del trabajador sobre qué compañía le está manejando su dinero.
Indicó que el más reciente reporte emitido por la Consar, informó que al mes de noviembre, los ahorros para el retiro de los trabajadores que administran las Afores, reportaron la mayor caída del año, de 55 mil millones de pesos, esto derivado de la alta volatilidad reportada en los mercados por temas como el resultado electoral de Estados Unidos.
Dijo que los especialistas en el manejo de recursos a través de Afores piden no generar movimientos, es decir, no cambiar de administradora, ni retirar dinero, porque las minusvalías se harán efectivas y se convertirán en pérdidas, lo que provocará que el dinero acumulado disminuya.
Se deben mantener los saldos y no cambiar de administradoras, porque las minusvalías así como las recuperaciones, son constantes, por lo que, lo más recomendable es sólo observar los avances y retrocesos en los estados de cuenta, pero no mover nada, dijo Sánchez Herrera.
Lo mejor que las personas pueden hacer, dijo, es mantenerse informados de los reportes que generan las instancias oficiales sobre la evolución financiera de los fondos; de hecho, dijo, por ley, las administradoras deben remitir a sus clientes estados de cuenta.
“Cada Afore debe enviar a sus clientes tres estados de cuenta de manera anual, ello con la finalidad de que cada cuatrimestre, los trabajadores estén bien informados sobre la evolución de sus inversiones”.
En muchos casos, ni las propias Afores informan y los trabajadores tampoco exigen dicha información; ante ello, dijo, deberá ser el propio trabajador el principal interesado en conocer el estado que guarda su cuenta de ahorro para el retiro y exigir a su administradora la información necesaria que le permita comprender la importancia que tiene su fondo y cómo podrá hacer una mejor gestión de sus recursos.
Se trata de los fondos que recibirán una vez que se retiren y para muchos, desafortunadamente lo toman como una cosa perdida, como algo intangible, pero llegado el momento, recibirán los beneficios de haber ahorrado durante su etapa productiva de su vida, dijo.

¡Participa con tu opinión!