Este 30 de marzo se conmemora el Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, una fecha destinada a visibilizar y valorar el trabajo realizado por las personas dedicadas al servicio doméstico. Gwendolyne Negrete Sánchez, presidenta de la Asociación Mujeres Jefas de Familias, afirmó que es imperativo tomar medidas concretas para mejorar sus condiciones laborales y garantizar sus derechos, contribuyendo así a construir un futuro más justo e igualitario para todas.
La activista señaló que, según datos del INEGI en 2023, el 90% de las personas dedicadas al trabajo doméstico en México son mujeres. Además, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo revela que el 69.5% de las personas ocupadas en este sector no recibió ningún tipo de prestación laboral durante el mismo año.
Resaltó la importancia de reconocer la labor de las trabajadoras del hogar, destacando que muchas de ellas son mujeres jefas de familia que encuentran en este trabajo una forma de sostener económicamente a sus hogares. «Es un trabajo muy digno que permite a muchas mujeres salir adelante y sostener a toda una familia con el sueldo que reciben».
Sin embargo, comentó que la realidad laboral de las trabajadoras del hogar presenta diversos desafíos. Según Negrete Sánchez, la mayoría de estas mujeres tienen un nivel educativo bajo, con un promedio de siete años de estudio, lo que limita sus oportunidades de acceder a empleos más formales. Además, señaló que los salarios que perciben oscilan entre 200 y 300 pesos por día, en un promedio de 5 a 8 horas de trabajo, lo que dificulta su capacidad de ahorro y las mantiene en una situación económica precaria.
En cuanto al trato que reciben por parte de los empleadores, mencionó que, en su mayoría, las trabajadoras del hogar en Aguascalientes son tratadas con respeto y consideración. No obstante, también existen casos de maltrato y falta de reconocimiento de sus derechos laborales.

GRAVE SITUACIÓN. Uno de los principales retos que enfrentan las trabajadoras del hogar es la falta de acceso a prestaciones sociales, como el seguro social. Según Negrete Sánchez, apenas el 2% de estas mujeres cuentan con Seguro Social, lo que las deja desprotegidas en casos de enfermedad, accidentes o durante su vejez.