Desolador panorama enfrenta el sector de la construcción al no poder recuperar los empleos perdidos a consecuencia de la pandemia, aunado a la falta de recursos públicos y privados para la ejecución de nueva infraestructura. El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Ángel Palacios, dijo que lo anterior ha significado que las empresas del gremio actualmente estén trabajando a no más del 50% de su capacidad.
Entrevistado en torno a las proyecciones para el cierre del año, el líder de la CMIC detalló que se pronostica un buen semestre, al estar en puerta algunas licitaciones que permitirá desahogar ligeramente a las empresas que siguen padeciendo las complicaciones por la pandemia. Sin embargo, precisó que el mayor problema se presenta luego de que la Federación prácticamente no ha designado recursos en los últimos tres años para obra pública. Lo anterior, también ha repercutido en las administraciones públicas, tanto estatal y las municipales, donde el presupuesto para infraestructura ha sido a cuenta gotas.
Detalló que tan solo para este año, el Municipio capital destinó alrededor de 220 millones de pesos para obra pública, lo cual equivale a una tercera parte de lo que se necesita para que las empresas del sector de la construcción puedan salir con números positivos. Actualmente, el rubro de la construcción genera 20 mil 500 empleos directos, cifra inferior en un 12% hasta antes de la pandemia”.
“Lamentablemente tenemos un ciclo vicioso perverso donde el Gobierno Federal lleva tres años sin inversiones, donde el único recurso que le llega a los municipios y al estado es por el ramo 33 y hasta ahí. No vamos a poder recuperar los empleos perdidos este año, eso es un hecho”, puntualizó.