José de Jesús López de Lara

En el fraccionamiento Paseos de la Providencia, municipio de San Francisco de los Romo, fueron localizadas tres personas a quienes les amputaron la oreja izquierda, tras aparentemente haber sido “levantadas” por integrantes de la delincuencia organizada.
Un cuarto lesionado que logró escapar provocó que los sicarios abandonaran la “casa de seguridad” donde tenían a sus víctimas, ante el temor de ser delatados y detenidos.
Agentes del Grupo Anti-Secuestros de la FGE ya se encuentran realizando las investigaciones correspondientes.
Todo se originó el miércoles a las 07:20 de la mañana, cuando, en la calle Juan Antonio Reyes, en el fraccionamiento Paseos de la Providencia, se localizaron a dos personas heridas. Hasta ese lugar, acudieron policías preventivos de San Francisco de los Romo y policías estatales, además de la ambulancia ECO-337 del ISSEA.
Se trata de quienes fueron identificados como Ricardo Santiago, alias ‘El Grande’, de 37 años, originario de Coahuila, y Joselyn Edith, de 27 años, originaria de la ciudad de Tijuana, Baja California. Ambos presentaban huellas de tortura y la amputación traumática de la oreja izquierda.
Aunque refirieron haber resultado lesionados en una riña, fue poco creíble su versión. Así pues, se les trasladó a recibir atención médica al Hospital General de Pabellón de Arteaga.
Posteriormente, a las 07:56 de la mañana, fue localizada otra persona que presentaba la amputación parcial de la oreja izquierda, así como huellas de violencia en diferentes partes del cuerpo.
Fue en la Cerrada de la Trinidad, en el fraccionamiento Cerrada San Francisco, donde se localizó a quien fue identificado como Edgar, de 40 años, mismo que ya presentaba hipovolemia, debido a la gran cantidad de sangre que había perdido. Por lo que, una vez que fue estabilizado por los paramédicos del ISSEA, se le trasladó a recibir atención médica al Hospital Tercer Milenio.
Las primeras investigaciones indican que fueron cuatro las personas que estaban privadas de su libertad en una “casa de seguridad” que se ubica en el fraccionamiento Paseos de la Providencia.
Fueron dos hombres quienes los torturaron y les amputaron la oreja izquierda con un cuchillo de cocina. Sin embargo, una de las víctimas logró escapar, lo que causó temor entre los sospechosos de que diera aviso a la policía, por lo que decidieron darse a la fuga.
Lo anterior fue aprovechado por los otros tres lesionados para salir de la “casa de seguridad” y pedir ayuda.