Víctima de una crisis depresiva por la que estaba atravesando, un hombre se suicidó en el interior de un domicilio que estaba rentando y que se ubica en el Barrio de La Purísima.
Desde el pasado viernes nadie lo había visto y ayer por la tarde, la encargada de hacer el aseo comenzó a percibir olores fétidos que provenían del interior del departamento donde vivía la víctima, por lo que al momento de ingresar, lo encontró colgado del cuello con un cable.
El suicida fue identificado como Fernando, de 33 años y según versión de la encargada de realizar el aseo, esta persona vivía sola y trabajaba como instalador de telecomunicaciones.
Fue el martes a las 18:51 horas, cuando en el C-4 Municipal se recibió un reporte, donde se informaba que en uno de los departamentos ubicados en la avenida Héroe de Nacozari y esquina con la calle Vázquez del Mercado, en el Barrio de La Purísima, había sido localizado un hombre ahorcado.
De inmediato se trasladaron a la dirección señalada, los policías preventivos del Destacamento “Centro” y la ambulancia ECO-342 del ISSEA. Al hacer su arribo, observaron el cadáver de una persona del sexo masculino, que ya se encontraba en estado descomposición y el cual estaba colgado del cuello con un cable coaxial color negro, de los que se utilizan para los servicios de televisión por cable.
Tras confirmarse la muerte del empleado, se trasladaron al lugar del suicidio, los agentes del Grupo Homicidios de la PDI, el personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales.
La encargada de realizar el aseo de los departamentos, comentó que no veía a Fernando desde el pasado viernes. Asimismo, agregó que al estar realizando la limpieza en las habitaciones de dicho lugar, percibió malos olores que salían del cuarto número 4 que ocupaba el ahora occiso.
Debido a que tocó varias veces y no le abrieron, decidió abrir con una llave que ella tiene y fue entonces cuando encontró al joven ahorcado, por lo que se asustó y salió a dar aviso de lo ocurrido.