En la habitación de su vivienda, un hombre se ahorcó durante el transcurso del lunes, sin que sus familiares supieran los motivos que lo orillaron a tomar la fatal decisión.
Fue una de sus hermanas quien lo encontró colgado, al momento de ir a avisarle que si quería ya comer.
Los trágicos hechos quedaron al descubierto el lunes a las 14:00 horas, en un domicilio ubicado en la calle Francisco Villa y esquina con la calle Corona, en la colonia Trojes de Alonso.
Hasta ese lugar llegaron policías preventivos del Destacamento “Pocitos” y la ambulancia ECO-431 del ISSEA, luego de recibir un reporte de que una persona del sexo masculino había sido localizada colgada del cuello, en lo que aparentaba ser un suicidio.
Aunque los mismos familiares ya habían descolgado a quien fue identificado como Ascensión, de 40 años, cuando los paramédicos se dispusieron a brindar los primeros auxilios, confirmaron que ya había muerto.
Fue una mujer identificada como Maricela, de 32 años, quien identificó al ahora occiso como su hermano Ascensión. Comentó que minutos antes, subió a la planta alta del domicilio y se dirigió a la habitación de su familiar, para preguntar si ya quería comer.
Fue al momento de abrir la puerta, que lo encontró colgado con un lazo color negro alrededor del cuello y el otro extremo amarrado a la protección de la ventana. De inmediato gritó pidiendo ayuda y otros familiares procedieron a descolgarlo, para después colocarlo en el suelo boca-arriba.
Al percatarse que se encontraba inconsciente y no reaccionaba a ningún estímulo, decidieron reportar lo ocurrido a los servicios de emergencias.
Para realizar las diligencias correspondientes, se trasladaron al lugar de los hechos, el agente del Ministerio Público de Hospitales, personal de la Dirección de Investigación Pericial y los agentes del Grupo Homicidios de la PDI.