El Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial advierte a los solicitantes de crédito que, dado el aumento de las tasas de referencia en Estados Unidos y en México, se observará, a partir de enero de 2022, una alza en las tasas de interés, acompañada por la desaceleración económica en el país vecino, que podrá motivar que comience a disminuir el índice inflacionario.

Alberto Aldape Barrios, director del CIDE, aseveró que todas aquellas personas que actualmente tienen créditos con tasas variables deben extremar medidas con sus pasivos o, de lo contrario, pagarán muchísimo más en sus actuales deudas. Indicó que las tasas de interés estarán definiéndose de acuerdo con el riesgo que representa cada uno de los productos financieros.

UNOS PARA ARRIBA, OTROS ESTABLES

  • Los créditos productivos y al consumo seguramente tendrán incrementos. El primero se ubica actualmente entre el 12% y 18%. Para el segundo, la tasa de interés oscila entre el 36% y puede llegar más allá del 80%.
  • El crédito hipotecario se ubica entre un 9% y 11%. Éste es el único que podría mantener una mayor estabilidad, porque las casas son bienes inmuebles y responden por el compromiso financiero contraído.
  • El crédito al consumo vía tarjetas, sean bancarias o departamentales, aumentará de modo significativo, al ser las más riesgosas en el mercado. Ante ello, las personas deben comprender que las tarjetas de crédito no es dinero adicional y que éstas pueden tener un costo muy elevado.
  • El crédito automotriz opera a través de las financieras de las armadoras y de las empresas de arrendamiento financiero. Esta actividad no ha repuntado, motivo por el cual algunas ofrecen una tasa de interés de 7% anual en vehículos nuevos.

 

 

Si una persona tiene una tarjeta de crédito, es para utilizarla en situaciones de emergencia  o para una oportunidad de negocio. También se debe recordar que este dinero cuesta y que no se debe limitar a pagar la mensualidad mínima. La recomendación es abonar más que el mínimo para evitar que esa deuda suba de modo sustancial.

Aldape Barrios apuntó que, a lo largo de este 2021, la solicitud del crédito productivo subió un 13%, mientras que el alza del crédito al consumo fue sólo del 7%, lo cual habla de que la gente comenzó a utilizar mejor las tarjetas y los productos financieros.

¡Participa con tu opinión!