Oscar Luis Garza
Agencia Reforma

Guadalajara, México.-Aunque la reactivación económica está en marcha, el mayor reto para las empresas será sobrevivir a una recuperación lenta que podría extenderse hasta 2026.

Jimy Cruz, economista en jefe de PKF México, afirmó que podrían tardar años en recuperar los niveles de producción, empleo y utilidades que tenían antes de la pandemia.

“Se está esperando un rebote ligero de la economía mexicana de alrededor de 5 por ciento para 2021 y después crecimientos graduales en 2022, 2023 y así sucesivamente, sin embargo, dependiendo de la capacidad que tengamos para salir de la crisis económica, el efecto de la crisis y el impacto en las utilidades para que las empresas se recuperen podría ser de 2 a 6 años”, indicó.

Este año cerrarán con una caída de entre 20 y 60 por ciento en utilidades, a la par de la caída del 8 por ciento en la economía de Jalisco y 10 por ciento nacional que calcula la firma de consultoría.

Israel Macías, académico de la Universidad Panamericana, indicó que la mayor caída y la recuperación más lenta en el comercio interno, el turismo, y los servicios, en contraste con la agroindustria y la manufactura de exportación.

Coincidieron en que las empresas enfrentan un triple choque en demanda -ante la caída de ingresos de las familias-, oferta y liquidez, pues no tienen apoyos gubernamentales y podría mantenerse en 2021.

Los efectos más duraderos estarán en la reintegración de las cadenas de suministro, que requieren de la apertura del resto de la economía, y es percibida como el principal problema que las empresas enfrentarán, dijo Víctor Esquivel, socio director general de la firma de consultoría KPMG México y Centroamérica.