Iris Velázquez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Hasta los criminales encarcelados someten a sus propios custodios.
Un motín en el penal de penal de Atlacholoaya, en el estado de Morelos dejó un saldo de seis muertos y más de 10 heridos.
Ayer miércoles por segundo día consecutivo hubo disturbios en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Morelos.
Los primeros reportes indican que a las 8:30 horas de ayer los reos iniciaron una riña en la zona general de ingresos del área varonil.
Un grupo de 15 custodios intentaron contener la pelea, pero fueron sometidos por un grupo de reos y fueron aislados y sometidos contra el piso.
En ese momento inició una pelea entre dos grupos rivales. Imágenes difundidas ayer muestran 5 cuerpos tirados y dos de ellos habrían sido degollados.
Los informes reportan que la pelea se realizó entre integrantes de cártel de “Los Rojos” contra criminales del Cártel Jalisco Nueva Generación.
Ayer, en conferencia de prensa, en la 24 Zona Militar, el Secretario de Gobierno de Morelos, Pablo Ojeda, informó que hasta el mediodía se logró retomar el control del penal.
Los conatos de violencia, detalló Ojeda, iniciaron con la retención de cuatro elementos del personal de seguridad y custodia penitenciaria, quienes fueron conducidos al área de talleres, por lo que de manera inmediata se activaron los protocolos nacionales de actuación de seguridad penitenciaria para su liberación inmediata.
A las 10:16 horas, la Comisión Estatal de Seguridad Pública (CES) inició el despliegue de elementos operativos para intentar ingresar en apoyo al personal de custodios y restablecer el orden al interior del Cereso.
Ojeda informó que en esta tarea participaron 115 elementos de la Guardia Nacional y 120 de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), quienes instalaron un cinturón de seguridad perimetral.
“En este sentido, se informa que después del pase de lista realizado al interior del centro se confirmó el fallecimiento de seis personas privadas de su libertad”, refirió el funcionario estatal.
Familiares de los reos protestaron ayer afuera del reclusorio para exigir información sobre el estado físico de sus parientes.
Elementos de la Comisión Estatal de Seguridad de Morelos dialogaron con madres, padres, hermanos y parejas de los reclusos, a quienes les pidieron esperar al señalar que no existían las condiciones de seguridad necesarias para permitirles el ingreso.
“No sabemos si son ellos o ellos mismos les están pegando. Ya vimos las imágenes”, reclamó una señora haciendo referencia a los videos de cuerpos calcinados y decapitados que circularon en redes sociales.