Comenzaron los playoffs de las Grandes Ligas este martes muy temprano y uno de los primeros partidos estuvo más que cerrado entre los Houston Astros y los Minnesota Twins que regalaron un parejo choque que terminó por definirse gracias a un error de Jorge Polanco que se llevó de paso a Sergio Romo para ambos ser los villanos del partido.
Tanto Kento Maeda como Zack Greinke tuvieron una buena labor abriendo el juego desde la lomita, trabajando más de un tercio del partido. Minnesota se puso adelante en la tercera entrada con doblete de Nelson Cruz que impulsó a Kepler al plato, la ventaja se mantendría hasta la séptima entrada cuando Josh Reddick anotó la del empate gracias a un sencillo de George Springer.
El empate se mantuvo hasta la novena entrada. El mexicano Sergio Romo entró de relevo en la parte alta buscando mantener el cero y con dos hombres en base y dos outs en la cuenta, tenía controlado a Springer para el tercer out, Jorge Polanco tomó la pelota que salió rodada y cuando intentó tirar a segunda lo hizo de manera defectuosa permitiendo que el ataque de Houston se mantuviera vivo y con casa llena. Tras esta pifia, Romo regaló base por bolas a Altuve permitiendo una carrera que le costó salir del partido, esto solo empeoró para los Twins ya que Michael Brantley pegó sencillo hacia el central remolcando dos más que ponían 4-1 la pizarra. Aunque tuvieron un par de imparables en la baja de la novena los Twins no reaccionaron y se llevaron la derrota estando al borde de la eliminación.
La estrella del partido fue Framber Valdez que entró de relevo por Greinke en el quinto inning y trabajo cinco entradas completas con solo dos imparables y dos pasaportes en su contra por cinco chocolates con un gran relevo que le permitió a los Astros adelantarse en la serie.