Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En medio de fuerte dispositivo de seguridad y portando chaleco antibalas, Abraham Salazar Ángel asumió ayer como Alcalde del municipio indígena de Xoxocotla, Morelos, luego del asesinato en enero de Benjamín López Palacios, su predecesor.
En recientes días, la Sala Superior del Tribunal Electoral federal determinó que Salazar Ángel debía tomar el cargo, luego de desechar una sentencia de una Sala Regional que dictaba lo contrario.
Este municipio creado apenas en 2019 vive una crisis política debido a la disputa de la Administración municipal.
Durante el evento de ayer, el grupo opositor a Salazar Ángel, liderado por Martín Flores, intentó entrar por la fuerza al recinto, pero fue detenido por elementos de la Policía.