Arely Sánchez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El anuncio del cierre de operaciones de Best Buy México tomó por sorpresa a los empleados.
“No lo vimos venir de ninguna forma. En el Buen Fin estábamos a tope, trabajando como siempre. No vimos una señal, hasta ayer”, dijo uno de los trabajadores de la sucursal Polanco, la más grande de Best Buy en México.
“Sí, es triste. Nos quedaremos sin trabajo. En esta tienda somos como 50 empleados, más promotores. Ya nos dijeron que nos asesorarán para encontrar otro trabajo, pero eso no es garantía”, comentó otro empleado.
“Nos prometieron mejores condiciones de liquidación, pero ya veremos. Ojalá que cuando esto cierre al menos nos dejen comprar a precio de liquidación”, dijo una trabajadora que mostraba furia por la insensibilidad de la empresa al no avisarles con más tiempo del cierre.
La sucursal de Polanco lució menos actividad de lo normal ayer por la tarde. Los pocos clientes que acudieron fue para despejar dudas sobre las garantías extendidas.
A partir de enero, estas garantías las atenderá AIG, con quien la empresa contrató los seguros, por lo que hay que llamar a la línea de atención a clientes y esperar instrucciones, dijeron empleados.
La empresa dijo que el cierre, programado para el 31 de diciembre, está relacionado con la crisis que ha traído la pandemia.
En tanto, Profeco informó que se acordará un plan con Best Buy para atender reclamos y, de ser necesario, recurrirá a la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos.