Salvador Rodríguez López

Contrario a lo que ocurre en el juego de la perinola, cuando se escucha “todos ganan”, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) pregona “todos pagan” y bajo esta proclama va tras todos los que tengan 18 años o más, pretendiéndose la inscripción obligatoria al Registro Federal de Causantes (RFC), con lo que tengan o no ingresos automáticamente quedan anotados para tenerlos ubicados a la hora que logren un beneficio por alguna actividad remunerativa.

El fundamento del SAT es tenerlos identificados y eficientar la base de contribuyentes, esto es, que sean más los causantes cautivos que aporten al fisco, mientras que más de la mitad de las personas que obtienen un ingreso no tributan al encontrarse entre la población “flotante”, o sea los evasores y que son conocidos como “informales”, que al no estar inscritos en alguna base hacendaria no aportan un solo peso, lo que les permite amasar fortunas y al mismo tiempo ser un competidor desleal de quien sí cumple con lo que dispone la ley.

El ex presidente del Colegio de Contadores Públicos de Aguascalientes (CCPA), José Alfredo Franco Hernández, señaló que dentro de las reformas en la Ley de Impuesto Sobre la Renta, la Federación dispone dicha obligación, sin olvidar que ya es requisito estar inscrito en el SAT para tramitar la firma electrónica y obtener la cédula profesional electrónica, a lo que ahora se agrega que todos aquellos que cumplan 18 años deberán gestionar su inscripción ante la Secretaría de Hacienda.

Entre las razones que aduce la dependencia es que busca fomentar una cultura contributiva, lo cual más bien lleva el tinte fiscalizador al tener identificadas a la personas, en este asentido, apuntó el especialista, “recordemos que la principal área de oportunidades de todo género en materia tributaria es ampliar y lograr eficientar el abarcamiento que tiene la base de sus contribuyentes, que en México es muy vago”.

El artículo 91 del Impuesto Sobre la Renta señala que una persona física podrá ser sujeta a dicha determinación cuando un contribuyente haya tenido algún tipo de ingreso no declarado ante el SAT, para lo cual el Sistema de Administración Tributaria cuenta con una metodología que lo identifique y obligue a pagar. Esto está relacionado con que los bancos están obligados a identificar permanentemente cuando un usuario depositó en un mes más de 15 mil pesos en efectivo en su cuenta, asimismo la institución bancaria tiene a más tardar el 15 de febrero de cada año para informar al SAT, pero con la reforma que se propone el reporte sería mensual con lo que el fisco obtendrá mayores opciones para recaudar, a través de ambas figuras, al tener registrada a toda persona mayor de 18 años y a la vez recibir la información con mayor asiduidad.

Franco Hernández consideró que sin duda es la reforma más impactante que mayor efecto pudiera tener para la mayoría de los ciudadanos, ya que por ejemplo si un joven recibe un depósito en efectivo “no quiere decir que esté omitiendo el pago de un impuesto, o puede tener un ingreso que no requiere el pago de un impuesto, por ejemplo una beca estudiantil”, por lo que habrá que estar muy atentos a este propósito que tiene el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Hacienda.

RECOBRAR EL ORDEN

Aunque parece algo novedoso, como es que el Registro Público de la Propiedad y de Comercio (RPPC) presente un informe mensual sobre las operaciones de compra-venta de inmuebles, es algo que se hizo en época del gobernador Rodolfo Landeros Gallegos y no sólo eso, sino que se daban a conocer altas y bajas de empresas y cuánto implicaba cada caso, lo mismo que movimientos bancarios, entre otros datos estadísticos que permitía tener un panorama al día de la actividad económica del estado.

Mario Álvarez Michaus, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios en Aguascalientes, pide al RPPC y al Inegi que aporten información confiable de las operaciones de compra-venta de fincas, para lo cual ha tenido acercamiento con representantes de ambas instancias, que dijo, cuentan con la infraestructura necesaria para que se conozcan cada mes los procedimientos que se presentan. Sostuvo que en el Registro Público de la Propiedad tienen la certeza de cuántas escrituras se firmaron en determinado tiempo, por lo que “nosotros solicitamos información desde 2018 y lo hicimos de manera mensual para poder medir la actividad, lo único que nos van a proporcionar dentro de lo que pedimos son las compra-venta, no tendremos nombres ni las cantidades, obviamente para cuidar la información de las personas que estuvieron llevando a cabo esas operaciones”.

Consideró que tras el intercambio de impresiones que hubo confían que en breve se suministre dicha información, con lo que tendrá una fuente permanente de información “que nos va a permitir medir, porque pudiéramos hablar de avance que tienen los asesores inmobiliarios, sin embargo estaríamos hablando únicamente de los que pertenecen a la asociación. No estamos contando a operaciones particulares, al de asesores independientes o de personas que simplemente lo hacen como una actividad extraoficial”.

Lo que Mario Álvarez tramita hoy, fue algo normal en el gobierno de Landeros Gallegos, cuando estaba como directora del Registro Público la licenciada María Angélica Hernández Lozano, que con su acostumbrada eficiencia proporcionaba la información que manejaba este organismo. Quien esto escribe puede constatarlo porque en aquel tiempo tenía como una de las “fuentes” informativas este organismo, por lo que cada mes estaba en la oficina de la directora, que por regla general tenía la reseña completa que en ocasiones incluía ranchos y fincas campestres que habían cambiado de propietario. En todo momento se manejaron solamente altas y bajas y cantidades globales, con lo que siempre estuvieron a salvo los nombres de quienes llevaban a cabo los procedimientos.

La transparencia con la que se manejaba entonces esa oficina permitía tener un panorama muy amplio de los movimientos económicos que había en la entidad, principalmente en la compra-venta de propiedades y evoluciones crediticios y financieros, lo que además de servir al sector económico le permitía a los ciudadanos en general conocer como se movía el dinero en Aguascalientes.

TODO UN RETO

Vaya que el ingeniero Humberto Ambriz Delgadillo tendrá un ejercicio difícil en los próximos tres años, pero con entrega y una capacidad probada podrá salir con banderas desplegadas. Es hoy presidente municipal electo de Pabellón de Arteaga, posición que ganó para el PRI, partido que desde hace 20 años había sido marginado y que hoy regresa con renovados bríos. Es indudable que los grupos que perdieron el poder estarán al asecho de cualquier equivocación, pero el alcalde sabrá responder con trabajo y responsabilidad. Su padre, el ingeniero Humberto Ambriz Aguilar, ha sido uno de los ediles más apreciados en la historia de Pabellón, por lo que la ciudadanía votó por quien tiene la capacidad para hacer una buena administración y más porque en su etapa como catedrático ha sabido identificarse con los jóvenes. Es su propósito presentar el 15 de octubre -día en que rinde juramento- el Plan Municipal de Desarrollo 2021-2024, que será un compendio de lo que se propone hacer en los tres años, principalmente dándole prioridad a temas prioritarios, como el agua, seguridad pública, promoción del empleo, combate a la pobreza y hacer del lugar un atractivo para la inversión estatal, nacional e internacional, teniendo en cuenta que Pabellón está en el centro del estado, por lo que está perfectamente comunicado por vía terrestre, además que se encuentra a menos de una hora del aeropuerto internacional Jesús Terán Peredo, que para los inversionistas es muy importante porque les permitiría trasladarse a cualquier parte del país y el exterior.