Luego de que la entidad retrocediera a semáforo amarillo, a consecuencia del incremento de casos positivos por COVID-19, el área de Regulación Sanitaria perteneciente al Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA), anunció por medio de su titular, Octavio Jiménez, que las labores de vigilancia en establecimientos serán reforzadas, para evitar mayores consecuencias.
De esa manera, todos los negocios entre reglamentados y no, estarán en la mirilla de parte de las autoridades sanitarias, con la intención de verificar el cumplimiento de las medidas sanitarias por la pandemia y evitar que el número de casos positivos vaya en aumento. El ISSEA no solamente se encargará de la supervisión en los negocios de la capital, sino que incluso se trabajará para que los puntos de venta ubicados en todos los municipios del interior, sean respetados.
Jiménez Macías detalló que afortunadamente los negocios en las visitas de supervisión realizadas, han cumplido con los protocolos, sin embargo, no se pueden confiar por lo que no bajarán la guardia siendo operativos aleatorios y sorpresas los contemplados por parte de las autoridades del sector salud. Finalmente, indicó que al mes personal de la Guardia Sanitaria realiza entre 80 a 120 verificaciones, en las cuales las observaciones son mínimas, evitando el cierre de negocios y la aplicación de las multas correspondientes, al ser incumplimientos que de inmediato son subsanados.
“Estamos trabajando arduamente, la Guardia Sanitaria no se ha relajado y bajo ese mismo contexto seguiremos trabajando ahora que estamos en semáforo amarillo. El objetivo es que pronto podamos salir delante de la pandemia pero desde luego también solicitamos el apoyo de los comerciantes para que cumplan y respeten los protocolos en todo momento”, concluyó.