El gobernador Martín Orozco Sandoval hizo un reconocimiento al personal de salud por su entrega en la lucha contra el COVID y dijo que el trabajo en equipo permitirá vencer a este enemigo invisible, que tantos estragos ha causado en el ámbito social, laboral y económico.

A un año del primer caso confirmado de COVID-19 en el estado, Aguascalientes ha demostrado que a pesar de las adversidades, luchando en un solo frente se pueden superar hasta las batallas más complicadas.

En reunión con representantes de sectores sociales de la entidad, en las instalaciones Hospital Hidalgo, el mandatario estatal señaló que la pandemia ha sido enfrentada desde todas las trincheras y que justamente ahora que los contagios han bajado, debemos estar más unidos para superar la contingencia sanitaria lo antes posible.

Dijo estar convencido de que Aguascalientes seguirá adelante, está de pie y más fuerte que nunca; tan fuerte como la voluntad que demuestra cada integrante de las familias para cuidarse de contagio, con medidas básicas de prevención.

Hizo hincapié en la fortaleza de mujeres y hombres que se mantienen en la primera línea de batalla en los hospitales estatales, en los privados, así como en el IMSS e ISSSTE.

Ponderó su labor profesional y humanitaria, las horas destinadas a salvar la vida de cientos de pacientes.

El gobernador pidió un aplauso como homenaje a quienes desafortunadamente perdieron la batalla contra el COVID-19, al tiempo que llamó a la sociedad a continuar cuidándose para proteger a quienes les rodean.

Sostuvo que desde su gobierno las acciones para el combate a la pandemia son permanentes, ya que la salud siempre será la prioridad de la administración estatal.

Finalmente, reiteró su llamado a no bajar la guardia, a respetar la sana distancia y hacer del cubrebocas un accesorio indispensable.

REPORTE TÉCNICO

Ayer, el ISSEA informó que se registraron 48 nuevos contagios COVID, siendo el acumulado de 19 mil 948 casos en la entidad; hubo cinco lamentables fallecimientos y el total es de 2 mil 320.