Todo quedó en un susto

Una familia del municipio de Pabellón de Arteaga estuvo a punto de caer en manos de los extorsionadores telefónicos, lo cual afortunadamente no ocurrió ante la oportuna intervención de elementos del Mando Único de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.
Los hechos se registraron el pasado jueves cuando un padre de familia recibió una llamada telefónica del número 465-141-1242, donde le informaban que tenían a su hija privada de su libertad y si no depositaba una fuerte suma de dinero le iban a provocar un daño.
Elementos policiacos se trasladaron al domicilio ubicado en la calle Circuito Parras, en donde encontraron al afectado de 43 años de edad, aún en comunicación con los delincuentes, por lo que le pidieron que colgara la llamada y ya no respondiera.
Posteriormente se dieron a la tarea de buscar a la hija, quien minutos después llegó al domicilio por sus propios medios, negando que hubiera sufrido algún hecho delictivo.