Elementos de la Policía Cibernética, perteneciente a la Policía Estatal, lograron evitar se consumara una nueva extorsión, cuyos delincuentes solicitaban el pago de una importante cantidad de dinero, para dejar en libertad a dos personas de sexo masculino, que supuestamente tenían privadas de su libertad.
El reporte recibido al número de emergencias, alertó a las autoridades, luego de que habían detallado que al interior de un domicilio ubicado en el fraccionamiento Cumbres era solicitada su intervención debido a que habían recibido una llamada en la que les informaron que tenían a dos de sus familiares secuestrados. Por lo anterior, los oficiales se trasladaron a dicho inmueble, donde se entrevistaron con una persona de sexo femenino que les indicó que instantes antes, recibió una llamada de un sujeto que dijo ser integrante de un grupo delictivo, quien le informó que tenían secuestrados a dos de sus familiares y que si quería volver a verlos debería realizar un depósito de 300 mil pesos. La afectada mencionó que intentaron comunicarse con sus seres queridos, quienes laboran juntos en Encarnación de Díaz, Jalisco, sin embargo, no lograron contactarlos, por lo cual se encontraban muy nerviosas. Fue así, que los uniformados comenzaron a dialogar con ellas para tranquilizarlas indicándoles que no efectuaran depósito alguno, toda vez que ya estaban trabajando para ubicarlos. Posteriormente, los policías realizaron recorridos en hoteles y moteles, mientras que miembros de la Policía Cibernética comenzaron a realizar varias acciones para su localización hasta que lograron conocer que podrían encontrarse en un hotel ubicado sobre la carretera Federal 45 sur en el Ejido Cotorinas. De inmediato, se trasladaron a dicha negociación en donde ubicaron sanos y salvos a los dos afectados de nombres Miguel y Gonzalo de 58 y 46 años de edad respectivamente, los cuales llegaron con engaños a ese sitio.
Al entrevistarse con ellos, ambos refirieron que se encontraban laborando en Encarnación de Díaz, Jalisco y al llegar al hotel donde se encontraban hospedados inicialmente, recibieron una llamada en la que un sujeto les indicó que en dicho hostal habían detectado la presencia de sujetos armados por lo que los iban a cambiar de hotel por su seguridad. Posteriormente, por indicaciones de dicho sujeto se trasladaron al hotel Coyote, sin embargo todo el tiempo mantuvieron comunicación con los delincuentes quienes no colgaron el teléfono con el objetivo de mantenerlos incomunicados. Finalmente, elementos de la Policía Estatal los trasladaron a su domicilio en donde se reunieron con sus familiares sin que se efectuara depósito alguno.

¡Participa con tu opinión!