De nueva cuenta, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado logró evitar que una familia originaria del poblado de El Chayote, en el municipio de Tepezalá, fuera víctima de una extorsión telefónica, evitando que hiciera el depósito de una suma de dinero que se les estaba exigiendo.
Los hechos se registraron a las 16:44 horas, cuando la señora Jazmín, de 32 años, habitante del poblado de El Chayote, en el municipio de Tepezalá, reportó que estaba recibiendo varias llamadas del número 465-955-9627, en las cuales un sujeto desconocido, que decía ser integrante de un grupo de la delincuencia organizada, le aseguró que tenía secuestrado a su papá, el señor Mario, de 59 años, razón por la que le estaba pidiendo 300 mil pesos como pago de su rescate.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, y con apoyo de la Policía Cibernética, los policías estatales y policías preventivos de Tepezalá y San Francisco de los Romo, se implementó un operativo de rastreo.
Más tarde, el señor Mario fue localizado en la avenida Benito Juárez esquina con la calle Madero, en la Zona Centro de San Francisco de los Romo, mientras hablaba por teléfono con el extorsionador, por lo que le pidieron que colgara la llamada y no contestara su teléfono celular.
El hombre fue trasladado hasta su domicilio sano y salvo, evitándose, de esta forma, que se realizara cualquier depósito de dinero.