La manipulación de alimentos implica una gran responsabilidad en la industria de la alimentación, por eso, en España, es obligatorio garantizar la seguridad alimentaria a través de la formación adecuada. Para certificar que un trabajador ha alcanzado las competencias necesarias en esta materia, se otorga el carnet de manipulador de alimentos.

El carnet de manipulador de alimentos es un certificado que reciben todos aquellos que han realizado, con aprovechamiento, un curso relacionado con la higiene alimentaria. Ha de ser emitido por una entidad formadora especializada en Seguridad Alimentaria, como academias, consultoras alimentarias, laboratorios u otras entidades con base legal para poder emitir y conceder este tipo de documentos.

Cómo conseguir el carnet de manipulador de alimentos

Obtener el carnet de manipulador de alimentos es un trámite imprescindible para quienes quieren trabajar en cualquier empleo del sector gastronómico, como restaurantes, bares, cafeterías, supermercados, entre otros. Este requisito obligatorio garantiza que las personas que manejan alimentos cuenten con los conocimientos básicos sobre higiene y seguridad alimentaria para poder tratarlos sin perjuicio de su calidad, evitando siempre su deterioro.

Mientras que hace unos años este carnet tan solo se podía cursar de manera presencial, hoy en día, gracias a las nuevas tecnologías, está disponible también en línea, de manera que se puede llevar a cabo a distancia, tan solo hace falta tener un dispositivo con conexión a internet.

Durante la formación, los alumnos aprenden sobre la correcta manipulación de alimentos, la prevención de enfermedades transmitidas por los distintos comestibles, así como la limpieza y desinfección y otros temas relacionados… Una vez que se termina el curso, se realiza un examen para evaluar los conocimientos adquiridos. Si se supera esta prueba, se emite el carnet de manipulador de alimentos, necesario para cumplir con la normativa legal de los trabajadores en empresas alimentarias.

Muchos se preguntan si el carnet de manipulador de alimentos caduca, y aunque la normativa no es nada específica al respecto, lo habitual es proceder a su renovación cada 4 años.

¿Quién necesita el carnet de manipulador?

En el Reglamento UE 852/2004, la legislación recoge que cualquier trabajador que sea responsable o manipule alimentos en su tarea laboral debe tener formación en higiene alimentaria. En este caso no solo se refiere a la hostelería, sino que una persona vendiendo fruta o pescado también es un manipulador. Está formación ha de ser, por tanto, adecuada para el sector al que pertenezca la actividad laboral que se desarrolle, garantizado que los alimentos con los que se trabaje sean seguros para ser consumidos.

Estos que se citan a continuación son los principales sectores que necesitan el carnet.

Sector de la alimentación

Todos los trabajadores en aquellas empresas que estén relacionadas con el sector de la producción de alimentos deben contar con el certificado de manipulador de alimentos. Ejemplos pueden ser las envasadoras de aceitunas, azucareras, sector cárnico…

Sector de la hostelería

En los bares, restaurantes, hoteles… en los que se sirvan comidas será obligatorio para los cocineros, ayudantes, auxiliares, camareros, reponedores… o cualquier persona que vaya a entrar en contacto con los alimentos.

Sector de la venta y distribución

En el sector de la venta y distribución, será necesaria la acreditación de esta formación para todos los trabajadores que igualmente, tengan contacto directo con productos alimenticios.

Para qué sirve el carnet de manipulador de alimentos

Son muchas las ventajas asociadas a la consecución del título de manipulador de alimentos. En primer lugar, el cumplimiento legal, ya que este carnet cumple con la legislación vigente en España, por lo que se evita ser sancionado y tener problemas legales.

En segundo lugar, en el ámbito personal también es sumamente útil, ya que, aunque no sea obligatorio en el entorno doméstico, todas las personas entran en contacto a diario con los alimentos, por lo que esta formación le resultará sumamente útil para protegerse a sí mismo y a su familia a la hora de procesar las comidas.

En tercer lugar, contar con esta formación aumentan las oportunidades laborales para todos aquellos que quieran dedicarse a alguna labor profesional relacionada con la manipulación de alimentos.

En cuarto lugar, se ayuda a preservar la seguridad pública. Contribuye a prevenir brotes de enfermedades que se transmiten por alimentos y, por lo tanto, se protege a los consumidores.

En último lugar, se desarrolla una mayor concienciación sobre la importancia de la higiene en la manipulación de alimentos, lo que ofrece beneficios en la carrera profesional y en el ámbito personal.

El carnet de manipulador de alimentos es un documento acreditativo, personal e intransferible que certifica unos conocimientos básicos sobre higiene y seguridad alimentaria. Se trata de un requisito indispensable para quienes desean trabajar en el sector gastronómico en España. Para obtener la acreditación, hay que realizar el curso correspondiente, aprobar el examen y proceder a su renovación cada 4 años, aproximadamente.