La falta de personal en el Hospital Miguel Hidalgo persiste, y la creciente demanda ha llevado a una situación crítica, afirmó el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores de dicho nosocomio, Francisco Javier Araiza Méndez. Él señaló que se requiere de una acción urgente para abordar esta problemática y garantizar la salud y el bienestar tanto de los trabajadores como de los pacientes.
El líder sindical afirmó que la situación en el Hospital Miguel Hidalgo es compleja, ya que, a pesar de los esfuerzos por parte de las autoridades para contratar personal adicional, la escasez persiste en todas las áreas. Mencionó que algunos empleados contratados, como enfermeras, no cumplen con las expectativas y terminan renunciando, lo que complica aún más la situación.
Destacó que la falta de personal ha alcanzado un punto crítico, especialmente en momentos en que los trabajadores desean tomar vacaciones en la época decembrina, lo que ha incrementado considerablemente la demanda hospitalaria, superando la capacidad instalada del hospital. Afirmó que, aunque la voluntad es buena por parte del gobierno, la realidad es que el hospital no sólo atiende casos de tercer nivel, como debería ser, sino también situaciones de primero y segundo nivel. Esto provoca que otros hospitales no cumplan con su función, derivando más pacientes al Hidalgo. “El hospital ha llegado a tener entre 120 y 150 camas ocupadas, cuando su capacidad máxima es de 90 camas; ese es el problema”, explicó.
El dirigente sindical sugirió que, para funcionar de manera óptima, el hospital necesitaría al menos 300 trabajadores adicionales. A pesar de los esfuerzos de la dirección y de la Secretaría de Salud del Estado por mantener el pago oportuno y las prestaciones, la situación se ha vuelto insostenible. Señaló que la creciente demanda de atención para enfermedades respiratorias durante diciembre y la planificación de vacaciones para el próximo año agravan aún más el panorama para el Hospital Hidalgo. “El déficit de personal, la sobrecarga laboral y la falta de recursos afectan no sólo a los trabajadores del hospital sino también a la calidad de la atención médica que pueden brindar”.