José de Jesús López de Lara

Un ataque armado en una fiesta infantil que se celebraba en el poblado de Margaritas, municipio de Jesús María, dejó dos personas heridas. Lo anterior provocó una gran movilización policiaca, pero no se logró dar con el paradero de los sicarios.
Los sangrientos hechos se registraron el domingo a las 17:00 horas, en una vivienda ubicada en la calle Rebozo, entre las calles Nueva y Galleros.
Los lesionados fueron identificados como Moisés, alias “El Moy”, de 37 años y su suegra Liliana, de 50 años, quienes quedaron tirados sobre la banqueta.
Se informó que el ataque armado fue directo contra el hombre, quien es propietario de un restaurante ubicado en la zona de “Las Cachimbas”, sobre la carretera federal No. 45 Norte, en el poblado de Margaritas, Jesús María.
Esta persona presentaba dos impactos de bala a la altura del tórax y abdomen, y en condición crítica fue trasladado en la ambulancia ECO-453 del ISSEA a un nosocomio para recibir atención médica especializada.
Por su parte, la señora Liliana sufrió una herida de bala en la pierna derecha, motivo por el cual también fue trasladada a un hospital.
Al lugar del ataque armado acudieron policías preventivos de Jesús María y policías estatales, además de agentes de la Guardia Nacional y de la Fiscalía General del Estado, quienes implementaron un operativo de búsqueda por la zona, pero no se logró dar con el paradero de los sicarios.
Se informó que en un domicilio de la calle Rebozo se celebraba una fiesta infantil y en la calle se había colocado un inflable, además de que en la cochera se encontraban algunas mesas y sillas para los invitados.
En determinado momento llegaron dos sujetos que viajaban en una motocicleta y uno de ellos atacó a balazos a Moisés, alias “El Moy”, quien resultó herido en el abdomen. Asimismo, una de las balas hirió en la pierna a la señora Liliana.
De acuerdo a la versión de testigos, el sicario que vestía una playera color gris y un pantalón negro, bajó de la motocicleta con una pistola tipo escuadra en su mano y disparó en seis ocasiones en contra de su objetivo, para después escapar en compañía de su cómplice.
Tras implementarse un fuerte operativo en la zona, momentos después los policías preventivos de Jesús María encontraron abandonada la motocicleta en la avenida Camino Real. Vecinos de la zona, señalaron haber observado cuando los dos sujetos que la tripulaban, se subieron a una camioneta tipo Van, color blanco, donde los estaban esperando y luego se retiraron con rumbo desconocido.
Agentes del Grupo Homicidios de la PDI y personal de la Dirección de Investigación Pericial acudieron a la escena del crimen, a fin de realizar las investigaciones correspondientes.