CDMX. – En el transcurso de los últimos casi ocho años, Rihanna se ha mantenido en gran medida apartada de la vida pública y las actuaciones en vivo, con tan solo dos apariciones destacadas. Una de ellas fue en el intermedio del Super Bowl de 2023, donde, además de su actuación, sorprendió al público con la noticia de su segundo embarazo. La otra ocasión fue una actuación privada en un evento prenupcial en la India, por la cual recibió una compensación de 6 millones de dólares. Este fenómeno no es exclusivo de Rihanna; cada vez más artistas acceden a realizar presentaciones especiales, sujetas a ofertas económicas considerables y bajo condiciones específicas propuestas por ellos. Tal es el caso de Rod Stewart, quien el año pasado ofreció una actuación para el corporativo de una compañía automovilística.
Estas solicitudes de actuación provienen de una variedad de fuentes, incluyendo empresarios acaudalados, políticos y celebridades. Por ejemplo, Robert Downey Jr. contó con la actuación de Duran Duran durante la celebración de su 45º cumpleaños. La lista de artistas dispuestos a considerar ofertas para eventos privados es extensa e incluye nombres como Maroon 5, Katy Perry -quien participó en un evento de Televisa Univisión en 2023-, Sting, Eric Clapton y Andrea Bocelli. No obstante, algunos artistas como Taylor Swift y Bruce Springsteen prefieren declinar este tipo de propuestas, según informa The New Yorker.
Adicionalmente, se ha registrado un notable incremento en los montos pagados por estas actuaciones privadas. Beyoncé, por ejemplo, estableció un hito al recibir 24 millones de dólares por su actuación en la inauguración del hotel Atlantis The Royal Resort en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, en enero de 2023.