Diego Martínez / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-La NFL dio luz verde para que a partir de ayer las 32 franquicias abrieran sus instalaciones deportivas sin darle acceso todavía a jugadores y entrenadores. algo que no le preocupó al multiganador de anillos de Super Bowl, Tom Brady, quien por fin se puso el casco y jersey de su nuevo equipo los Bucaneros de Tampa Bay.
El veterano QB se organizó con ocho de sus nuevos compañeros para practicar dentro de las instalaciones de la Berkeley Preparatory School en Tampa.
Brady jugó con el centro Ryan Jensen, los receptores Mike Evans y Scotty Miller, las alas cerradas Cameron Brate y O.J. Howard, los quarterbacks Blaine Gabbert y Ryan Griffin, además del corredor Dare Ogunbowale. Nadie usó ningún aditamento para evitar el contagio del Covid-19.
El gobierno de Florida permite actualmente que se reúnan un máximo de 10 personas, por lo que la NFL, junto al Sindicato de Jugadores de la Liga, no tendrían problemas por el “tochito” que tuvo Brady con sus compañeros.
Abren puertas lentamente
No todos los equipos de la NFL optaron por abrir sus instalaciones.
La Liga le informó a todas las escuadras que si las regulaciones estatales y locales lo permitían, podían abrir y recibir a un máximo de 75 personas, aunque no estaba autorizada todavía la entrada a coaches y jugadores, al menos que estuviera en el tema de rehabilitación.
Por ejemplo, franquicias como los Vaqueros de Dallas, Halcones de Atlanta y Potros de Indianápolis decidieron abrir sus puertas, y en el caso de los texanos hasta el dueño Jerry Jones ya estuvo ayer trabajando en su oficina.
Se espera que gradualmente el resto de las franquicias vayan abriendo sus puertas, aunque hay otras que por temas de salud y gubernamentales no tienen luz verde para hacerlo todavía.