Alejandra Benítez
Agencia Reforma

CDMX.- Los Pumas se despojaron de miedos e inseguridades, y teniendo como su arma principal al argentino Juan Ignacio Dinenno sumaron su segundo triunfo del torneo.
Bajo el mando de Andrés Lillini, quien le ha dado confianza a varios canteranos que no figuraban en la etapa de Miguel González “Míchel”, el equipo se ve más suelto y con una idea futbolística más agresiva.
Incluso, el estratega interino de los felinos decidió poner en la ofensiva a dos puntas como Dinenno y Carlos González, quienes están demostrando que más que estorbarse, se complementan.
Antes de iniciar el torneo, los augurios para Pumas eran los peores, con un equipo displicente que estaba molesto por los recortes salariales y con un técnico como “Míchel”, quien tenía diferencias irreconciliables con varios elementos de la plantilla, por sus planteamientos durante los partidos.
Ante los Rojinegros, los auriazules confirmaron que ya aprendieron a levantarse, que si cometen un error salen a buscar enmendar el camino, además de que ahora cuentan con el plus de tener al frente al director de sus fuerzas básicas, quien conoce a la perfección a los jóvenes y sabe quiénes pueden darle mejores opciones al equipo.
Dinenno abrió el marcador y también fue el encargado de darles la victoria en el complemento. El argentino ya suma 4 goles en el torneo.
Nacho Malcorra, quien hasta hace unos meses jugaba con Pumas, hizo el del empate y festejó como si hubiera cuentas pendientes con los universitarios.
El que sin duda no va a tener una buena semana es el técnico del Atlas, Rafael Puente del Río, quien sólo ha ganado un partido en este año y otra vez está metido en serios problemas.
Y es que ahora, hasta se dio el lujo de perder uno de esos juegos llamados de 6 puntos, que así van a contar para la Tabla de Cocientes, que si bien no determinará un descenso, sí generará una multa millonaria para los tres últimos lugares.