Diego Martínez
Agencia Reforma

CDMX.- Aaron Rodgers y los Empacadores se meten esta noche a la guarida de los 49s con la idea de olvidarse de la derrota que sufrieron ante los Vikingos y de paso vengar la derrota sufrida ante San Francisco en la Final de la NFC de la campaña pasada, donde Green Bay cayó 37-20.
Rodgers enfrenta a un viejo conocido. El quarterback se ha medido en siete ocasiones a San Francisco y hasta el momento suma 2 mil 31 yardas (290.1 por juego), 14 touchdowns y solamente dos intercepciones para un rating de 101.5.
Green Bay llega con marca de 5-2, mientras que los californianos presumen registro de 4-4, en el fondo de una peleada división del Oeste de la Nacional.
Rodgers ha sido constante en las primeras ocho semanas de la campaña, en la que es el tercer quarterback con más touchdowns (20), en parte gracias a la gran actuación del receptor Davante Adams, quien lidera la NFL con siete recepciones de TD.
Además, es probable que esta noche alcance las 49 mil yardas de por vida por aire, pues llega con un total de 48 mil 894.
La mala noticia para los 49s es que bien podrían cambiar su nombre a “Hospital San Francisco”. El QB Jimmy Garoppolo, con problemas en un tobillo, y el TE George Kittle, lesionado de un pie, están fuera para hoy.
La lesión de Garoppolo aún no tiene un diagnóstico claro, pero ayer se confirmó que Kittle estará fuera de 6 a 8 semanas.
Nick Mullens, quien ha estado en cuatro juegos en la campaña, en la que suma cuatro touchdowns y tres intercepciones, deberá tomar los controles.

San Francisco
+ 7 Jugadores en la lista de lesionados tiene San Francisco para este duelo, sin contar a quienes están fuera el resto del año, como Nick Bosa.

Green Bay
+ 2 Derrotas en sus últimos 3 partidos tienen los Empacadores: ante Minnesota la semana pasada y ante Tampa Bay en la Semana 6.

Bajas, bajas y más bajas
Los 49s son cada día más hospital que equipo de futbol americano.
San Francisco, equipo que perdió el pasado Súper Tazón ante los Jefes, está plagado de lesiones.
Apenas va la mitad de la campaña y la franquicia ha perdido a varios jugadores importantes como Nick Bosa, su mejor defensivo, y su quarterback Jimmy Garoppolo, quien probablemente tendrá que pasar por el quirófano.
Y por si fuera poco, el COVID-19 también los ha mermado. El tacle Trent Williams y al receptor Brandon Aiyuk tuvieron que ser colocados en la lista de reservas de COVID-19 ayer por tener contacto con Kendrick Bourne, contagiado.