Lorena Jiménez
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Aunque la salud de Vicente Fernández se mantiene en el mismo estatus; es decir, es precaria. Esto de acuerdo con el último informe médico que se emitió el lunes, donde se detalló que la calidad de vida del cantante está limitada.
Lo anterior debido a que depende de manera continua de cuidados especializados de salud, aunque también se aseguró que se encuentra consciente y en interacción con su familia.
«Actualmente se encuentra estable, en estado despierto, consciente con interacción con su familia al momento de su visita».
El hijo del ‘Charro de Huentitán’, Vicente Jr., usó ayer sus redes sociales para desmentir el rumor de que su padre tiene muerte cerebral.
«Es muy triste ver inventar noticias como ésta, totalmente inventada con el afán de lucro con el público de mi padre (…). Es un asco que engañen al público de tal manera y lo sostengo junto con toda mi familia», manifestó Chente Jr.
Lo que sí es un hecho es que el cantante «sigue dependiente de ventilación por medio de traqueostomía, su esfuerzo respiratorio es aún débil, esto generado por la misma enfermedad que afectó sus nervios periféricos», según se dio a conocer en el comunicado, único medio a través del cual se está informando sobre su estado de salud.
Hace unos días, trascendió también que la esposa del jalisciense, Cuquita Abarca, había solicitado que su compañero de vida desde hace alrededor de seis décadas fuera trasladado a su domicilio, con la finalidad de que ahí fuera desconectado, sin embargo, esta información también fue desmentida por los Fernández.
«Son mentiras. A nadie se va a desconectar, nadie tomó una decisión, estamos unidos como familia esperando la respuesta favorable de mi padre. Afortunadamente, está respondiendo muy bien a los tratamientos», expresó Jr. también en esa ocasión, en un video en su cuenta de Instagram.
Vicente Fernández se encuentra en terapia intensiva desde el 6 de agosto tras una caída en su rancho Los Tres Potrillos.
A raíz de su hospitalización y varios estudios, le fue diagnosticado el Síndrome de Guillian-Barré, el cual no tiene cura, pero puede tratarse con terapia neurológica.