Eliminar la rectoría en transparencia, resulta muy conveniente para quienes se niegan a dar cuentas a la ciudadanía; es fomentar la opacidad, el manejo discrecional de los recursos públicos, es dejar a libre arbitrio el manejo de la información de los programas y de las obligaciones de las dependencias.

Al dar a conocer la postura del ITEA, en relación a la propuesta de desaparecer al Instituto Nacional de Transparencia Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), a nombre de los comisionados, el presidente Marcos Tachiquín Rubalcaba dijo que “nos manifestamos totalmente en contra”.

No están de acuerdo en que las dependencias del gobierno federal absorban algunos organismos autónomos, caso en particular el INAI.

Expuso que el derecho de acceso a la información es un derecho humano, el cual debe tener como base la autonomía y el espacio necesario sin compromisos con el estandarte político, sino directamente como herramienta ciudadana en su totalidad.

Agregó que los ciudadanos tienen el derecho de acceder a instrumentos necesarios para obtener información, esto consolida la participación democrática, se fortalecen las políticas públicas y se genera una cultura de apertura gubernamental, repuso.

“Esto atenta definitivamente contra la democracia (…)se le puede abrir la puerta a la opacidad al no haber un contrapeso directo que de un equilibrio al ejercicio del poder, cerrando las posibilidades a los ciudadanos de poder informarse y en su caso manifestar inconformidad…” Marcos Tachiquín, ITEA