Nayra Rivera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Michelle, de 9 años y quien tiene un IQ de 158 -dos puntos abajo del que tenía Albert Einstein-, no tan sólo quiere ser médica, también quiere ser bióloga marina para intentar rescatar a las especies en peligro de extinción y actriz.
En menos de un mes, la originaria de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, estará estudiando medicina en la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos.
«Me siento muy emocionada y contenta de aprender cosas nuevas. Me veo colaborando para curar el cáncer y encontrando un sistema o un método para entender a las personas con autismo», contó a Grupo REFORMA.
«Mich», como le dicen de cariño, es amante de la pasta Alfredo, disfruta jugar Nintendo Switch; sin embargo, confesó que sus actividades favoritas son la natación y las matemáticas.
Ya acumula medallas como campeona estatal de natación, es cinta negra en Taekwondo y se prepara para una olimpiada internacional de matemáticas.