Karla Aguilera
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-La venta de ropa ilegal -que incluye prendas pirata, robadas o que ingresaron de contrabando al País y que se comercializan en la informalidad- gana terreno en México, donde ya tiene el 65 por ciento del mercado, a costa de las empresas legalmente establecidas, señaló Annett Castro.
La directora de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) dijo en entrevista que con la pandemia la venta de ropa en canales informales creció alrededor de 5 por ciento.
«El tamaño del mercado de ropa se estima que es de alrededor de 20 mil millones de dólares (anuales), que incluye la venta en retailers, comercios especializados, tiendas, mercados, tianguis e Internet.
«El tamaño que se estima (de venta de ropa ilegal en México al año) es de alrededor de 13 mil millones de dólares, productos que las empresas formales no pueden proveer en ese mercado por la disparidad en las condiciones y la falta de marco legal en el que operan».
Explicó que la venta de ropa ilegal es competencia desleal para los establecimientos formales, que deben cumplir con obligaciones fiscales y laborales en medio de una situación económica que se complicó por la pandemia y que dejó al consumidor con poco presupuesto para ropa y otros bienes de consumo.
«Es un escenario muy frustrante para las empresas formales… se observa un importante crecimiento del comercio informal y el ambulantaje, que tienen como origen la ropa que es obtenida a través de los canales informales e ilegales».
Esta situación impide a las empresas mejorar las condiciones laborales y crecer su plantilla, en un sector donde el 57 por ciento de la mano de obra es de mujeres.
Castro dijo que trabajan con las autoridades en la creación de nuevos mecanismos que faciliten la importación a las empresas establecidas y frenen a quienes operan con prácticas desleales.
En el País operan 102 mil 195 establecimientos de fabricación de prendas de vestir, de insumos y de productos textiles, de acuerdo con el Inegi.