Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Era evidente la ansiedad de Thomas Tuchel por ganar en su debut en el banquillo del Chelsea, pero también la del sustituto de Raúl Jiménez, el brasileño Willian José, por marcar en su presentación con el Wolverhampton.
Ambos salieron de Stamford Bride con un sabor semiamargo, tras el 0-0.
Los Wolves no son los mismos sin Raúl. Ya recurrieron a Willian José. Entró al 72′ y tuvo pocas ocasiones de mostrarse, una de ellas casi al final del partido en la que encabezó un contragolpe mal finalizado por Pedro Neto. No solo es al mexicano al que echan de menos, también al defensa Matt Doherty y al delantero Diogo Jota, ya en otros clubes de la Premier.
Del otro lado también había un debutante, al menos en el banquillo: el alemán Thomas Tuchel, sustituto de Frank Lampard, y quien enfrente tenía a un equipo que había recibido gol en sus últimos 12 partidos.
No se le puede reprochar al DT alemán no intentarlo, como tampoco a sus jugadores que ávidos de mostrarse y ganarse un puesto ahora sí corrieron la milla. El lateral Ben Chilwell tuvo una de las más claras, en el complemento, pero disparó por arriba del marco. Al 81′, Mateo Kovacic le puso suspenso al duelo al tirar a gol, pero el balón pasó a centímetros de la horquilla derecha.
La posesión de los Blues fue brutal, con 78 por ciento, además de que dispararon 910 veces, la última de ellas por conducto de Callum Hudson-Odoi, en el que el guardameta Rui Patricio le salvó el pellejo a su técnico Nuno Espirito Santo.
El Chelsea llegó a 30 puntos y es octavo de la Premier League, mientras que Wolverhampton tiene 23 unidades y es decimotercero.