La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente informó ayer que aquellas personas físicas o morales que tienen sucursales de sus empresas en la zona fronteriza del norte o del sur deberán dar aviso al SAT antes del 31 de marzo próximo si quieren ser acreedores a los beneficios fiscales por concepto del Impuesto sobre la Renta.

Pamela Cuevas Mendoza, delegada de la Prodecon, indicó que esta Procuraduría tiene información de que existen contribuyentes de Aguascalientes que están operando negocios en la zona de frontera norte y por esa razón se hace este llamado a todos ellos para que los aprovechen si operan en alguno de los municipios que colindan con los Estados Unidos y con Centroamérica.

Agregó que el decreto de beneficios fiscales de la región fronteriza se publicó desde el ejercicio 2018, pero para el 2021 hubo algunos ajustes a la resolución miscelánea y se ampliaron hasta el 31 de diciembre de 2024, ya que la intención es fortalecer la economía de esa zona.

En entrevista con El Heraldo, dijo que los beneficios por concepto del ISR se relacionan con un crédito fiscal, que no quiere decir adeudo, que le otorga el SAT a favor del contribuyente equivalente a la tercera parte del impuesto causado en el ejercicio correspondiente.

Un ejemplo de esto sería si una persona moral tuvo un ISR a pagar de 51 mil 750 pesos, entonces esta cantidad se divide entre tres y resultaría que la tercera parte es 17 mil 250 pesos y esa cantidad se podrá utilizar a favor del contribuyente, es decir únicamente se pagaría 34 mil 500 pesos.

Este beneficio puede ser aprovechado por contribuyentes de Aguascalientes, aunque tienen su domicilio fiscal en este estado, pero cuentan con una sucursal o agencia en zona fronteriza, si bien el crédito fiscal sólo podrá ser aplicado únicamente en las ganancias o utilidades que se generen en aquella zona norte o sur.

Finalmente, comentó que el periodo para dar aviso correspondiente al beneficio fiscal al Impuesto al valor agregado venció el pasado 7 de febrero de 2021, y aquí el apoyo es que en lugar de pagar el 16%, sería el 8%, es decir, un 50% menos.