Los organismos empresariales deben saldar los adeudos que mantienen con el Fideicomiso de Inversión y Administración para el Desarrollo Económico (FIADE). Tal es el caso de la Coparmex Aguascalientes, que tiene un pendiente de 3 millones de pesos, indicó el presidente del Consejo Estatal Empresarial, Antonio Robledo Sánchez.
El líder empresarial abogó por el adecuado uso y destino de los recursos que provienen de los empresarios a través del Impuesto Sobre la Nómina, que sirven como fondo financiero para la operación del FIADE. Estos fondos se destinan al financiamiento de proyectos que buscan contribuir al desarrollo económico del estado. En este sentido, recalcó la necesidad de establecer bases legales y garantías para que estos recursos sean reintegrados, generando así un fondo revolvente.
«Los recursos no son a fondo perdido, y cualquier empresario con adeudos pendientes debe liquidarlos a la brevedad, ya que los financiamientos no son infinitos», aseveró. Detalló que, en el caso de Coparmex, los recursos fueron destinados a las obras de construcción de sus oficinas en la prestigiosa zona dorada de la ciudad, situadas en un terreno previamente donado a la delegación estatal.
Robledo Sánchez opinó que aquellos que no poseen los medios económicos para liquidar sus deudas deberían devolver los bienes financiados, entendiendo que los préstamos provienen de contribuyentes. Rememoró que, al enfrentar dificultades para saldar su deuda con el Fideicomiso, el Consejo Coordinador Empresarial tuvo que devolver el terreno en el que se edificaban las oficinas del centro empresarial, destinado a albergar oficinas de diversos organismos.

«En un acto de responsabilidad jurídica y financiera: quienes tienen deudas, deben saldarlas como sea posible. Es una obligación de todos liquidar los créditos pendientes ante el FIADE», expresó.