Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- En abril, la industria de la construcción tuvo una caída no registrada desde junio de 1995, al contraerse 38.4 por ciento anual, y de acuerdo con especialistas en mayo reflejará cifras similares.
Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Grupo Financiero Monex, mencionó que si bien se esperaba una fuerte caída, la baja superó la expectativa y deja ver la desconfianza en la economía en general.
“Si hubiéramos visto una caída muy pronunciada, pero si hubiera una alta confianza, esperaríamos una recuperación bastante rápida, si existiera una buena expectativa de crecimiento económico”, afirmó.
En tanto, Alejandro Saldaña, economista en jefe de Grupo Financiero Ve por Más, explicó que la industria ya tenía una tendencia de contracción, que aunada al Covid-19 profundizó la caída.
Consideró que para junio la disminución puede ser menor, sin embargo pese a la reactivación de la industria las empresas tendrán un avance lento debido a las medidas sanitarias y gasto en equipo para los trabajadores.
“No va a ser una reactivación inmediata, las empresas van a tener que adecuarse a la normatividad y esto requiere muchos costos, muchas obras posiblemente no se puedan reactivar o las empresas hayan pospuesto sus planes de inversión”.
Janneth Quiroz opinó que un factor importante es que en México, a diferencia de otros países, las medidas de confinamiento fueron similares dos meses, lo que infiere en que caída se duplique en mayo.
Ambos especialistas coincidieron en que la edificación, que se desplomó 41.3 por ciento anual, fue el factor más perjudicial para la construcción, ya que estas obras, principalmente privadas, son reflejo de la baja en inversión en el País y la poca confianza de los empresarios.