CDMX.- Puede que la música de Carlos Vives emane felicidad y positivismo, pero en su vida personal las cosas no lucen tan tersas.
La relación entre el cantante y su hermano, el chef Guillermo Vives, está cada vez peor desde que el segundo anunció que, luego de 22 años trabajando en el restaurante Gaira, el negocio familiar que compartían en Bogotá, abandonaría el proyecto y no por decisión propia, sino por roces con el cantante.
La pelea ha tomado un nuevo alcance después de que el empresario explotara contra el ganador del Grammy tachándolo de narcisista.
«Carlos Vives, no te inventes una historia de la que Colombia fue testigo. Tu nivel de narcisismo jamás te permitirá reconocer el talento de los demás», publicó ‘Guillo’ en Twitter.
Esto como respuesta a lo que la esposa de Vives, la ex reina de belleza Claudia Elena, reveló como su versión de los hechos. Según ella, Guillermo vendió su parte del negocio debido a las demoras y demandas económicas del negocio debido a la pandemia.
El intérprete de «Robarte un Beso» no se ha pronunciado ante los señalamientos, pero sí ha compartido publicaciones junto a su madre, desmintiendo que tengan una mala relación y presentando el nuevo concepto del negocio, ahora Cumbia House, del que ya únicamente él y su esposa son dueños. (Fernanda Palacios/Agencia Reforma)