Eugenio Torres
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El 85 por ciento de las internas en reclusorios de México son abandonadas por sus familias y no reciben apoyos materiales ni visitas y, al salir de prisión, sólo 5 por ciento encuentra empleo, de acuerdo con la Fundación Rebeca Lan que apoya en la reinserción social de las reclusas.
Desde hace 5 años, la organización ofrece en 17 reclusorios de la CDMX, el Estado de México y Baja California talleres de sanación emocional y de capacitación laboral para prepararlas para su salida de prisión, ha habilitado ocho bibliotecas y llevado celulares a las internas para que se conecten en videollamadas con sus hijos, además de otros apoyos.
“No solamente es impactar a una mujer, siempre hay que contemplar que estas mujeres son reproductoras de 3, 4, 5 hijos, y sí ellas salen bien, si salen fortalecidas de prisión, van a llegar a casa siendo mejores madres”, señala en entrevista Rashel Cohen, directora de la Fundación.
“Y al contrario, si esto no sucede, vuelven a delinquir, y esta es la cadenita que sus hijos aprenden, se vuelve un círculo que nunca se acaba”.