Una economía maltrecha es la que le espera a Aguascalientes como resultado de la suspensión casi total de las actividades productivas en los últimos dos meses y medio, lo que obligará a ejercer una disciplina muy estricta en todos los órdenes para reorientar la vida personal, familiar y colectiva.

Por lo anterior se debe atender las voces de los investigadores y analistas, que sin dramatismos ni subterfugios ponen los puntos sobre las íes y le dicen a la sociedad lo que está por venir para que tome sus providencias.

La directora de Estudios Económicos del Banco Base, Gabriela Siller, señaló que de acuerdo al Índice Trimestral de la Actividad Económica Estatal habrá una caída anticipada mayor al promedio nacional en Aguascalientes, Sonora, Nuevo León y Querétaro, con contracciones de entre 9.4 y 9%, estados que pese a que no dependen fuertemente del turismo registran una alta dependencia en producción de manufacturas y baja proporción de actividades consideradas no esenciales, lo que  hará que su caída sea más grave.

Agregó que, no obstante, al estar más vinculados al comercio exterior, se espera que en 2021 tengan una mayor recuperación sobre todo si crece la compra de vehículos en Estados Unidos, que es el mercado más próximo y el de mayor envergadura.

Más será la caída, de hasta 12.4% en Baja California Sur y 10.4% para Coahuila y Quintana Roo, lo que en gran parte se debe a la alta dependencia del sector servicios, turismo y manufacturas que provocará que en estos tengan un mayor declive en el presente año.

Gabriela Siller señaló que los estados que dependen fuertemente de la industria automotriz “pueden recuperarse si se da un cambio en el patrón de consumo en Estados Unidos, como en China, donde la gente está prefiriendo comprar auto para no viajar en transporte público para no contagiarse”.

Respecto a otros estados, como Chiapas, Michoacán, Sinaloa y Tabasco, consideró que caerán entre 7.1 y 6.5%, debido que son considerados estados pobres y tienen una menor sensibilidad a lo que ocurre a  nivel nacional. En la Ciudad de México será de 6.7%, como reflejo de la desobediencia de parar actividades no esenciales.

Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló en datos desestacionalizados, que de enero a marzo de 2020 el Producto Interno Bruto (PIB) nacional disminuyó 1.24% respecto al trimestre anterior. Se trata del cuarto retroceso en fila a tasa trimestral y fue el mayor descenso desde el período abril-junio de 2009, cuando estalló la crisis financiera global en 2008.

Falta conocer en qué condiciones quedará el segundo trimestre del año, período que ha sido el epicentro de la pandemia por el coronavirus y en donde abril y mayo se frenó casi todas las actividades productivas, lo que continuará en junio en varios sectores no esenciales.

Habrá que ser muy precavidos en el uso de los recursos que cada quien disponga, sea a título personal o empresarial, con lo que se evitará mayores tragos amargos y que sirva al mismo tiempo para fijar las bases de la recuperación, que sin duda será difícil pero hay que tratar de sacarle el mayor provecho posible a cada acontecimiento.

CUENTA REGRESIVA

Ojalá que esta vez sea la buena y diputados y diputadas se acuerden que reciben un salario muy sustancioso (que ni en sueños obtiene el común de los mortales) y de una vez por todas metan en la recta final el nombramiento del titular del Órgano Superior de Fiscalización de Aguascalientes.

Este lunes se reanuda el proceso de registro de aspirantes, del que saldrá el o la que ocupe el cargo que está acéfalo desde hace más de un año, porque en esto de trabajar a ritmo de tortuga no hay quien le gane al Congreso.

Cuando en marzo pasado empezaba a vislumbrarse la conclusión llegó la pandemia, que cayó “como anillo al dedo”, al determinarse la suspensión de las sesiones, y como no sabían que disponían de un salón de sesiones con dos plantas en el que pudieron llevar a cabo las reuniones de comisiones o plenarias, prefirieron tirarse a la hamaca.

Finalmente acordaron que será el primer día de junio cuando reinicien la inscripción de aspirantes, respetándose el registro de quienes lo habían hecho antes de la suspensión. El 12 de marzo se publicó la convocatoria correspondiente y una semana más tarde se declaró el receso ante el pavor de que alguno de los “representantes populares” resultara contagiado.

Una vez que concluya el reclutamiento vendrá la parte más interesante, al entrar en acción el truque de votos para que el candidato marcado por la diosa fortuna sea el que “gane”(es un juego del que qué quieres a cambio de qué).

La lógica es que se nombre al más apto, al que presente el mejor plan de trabajo, pero no siempre es así, por lo que hay que estar preparados para recibir al ungido, que no importa quién sea porque aquellos que votaron en contra le impondrán una etiqueta. Mientras no exista un comité independiente para seleccionar a los funcionarios que por ley deben ser votados, el resultado se prestará para la suspicacia, lo que lamentablemente muchas veces resulta cierto.

El anterior responsable, Héctor León Acero Lozano, fue designado por un período de siete años, pero sólo cumplió 49 días en el cargo. Fue designado el 7 de febrero de 2019 y se fue el 12 de abril. Con una participación de 14 años en el Partido Acción Nacional pidió ser dado de baja del padrón de militantes en diciembre de 2018, lo que fue objetado por algunos de los diputados de oposición y él respondió que su presencia fue “de bajo perfil” ya que no ocupó ningún cargo directivo.

Nadie supo las razones de la dimisión, pero tan tomó de sorpresa al Congreso que el presidente de la Junta de Coordinación Política, el panista Guillermo Alaníz de León, dijo el día el 14 de abril que no existía notificación oficial en torno a la renuncia, por lo que todo se circunscribía a un rumor, sin embargo todo mundo daba como cierto menos el tristemente célebre líder del Congreso.

Ha transcurrido más de un año en que la silla ha sido ocupada por una encargada, por lo que esta vez esperan que quien sea elegido no salga con su domingo siete y se quede los siete años, aún cuando los legisladores contrarios al PAN exigen que la aplanadora albiazul no sea quien elija sino que permitan que llegue alguien apartidista, máxime que su función es vigilar el uso y destino de los recursos públicos. Ya veremos, dijo aquel.

AÑORAN A LOS JÓVENES

Quién lo iba a decir, que operadores y propietarios de las “combis” evoquen la presencia de los estudiantes, que día tras días trasladaban de sus hogares a los centros de estudio y viceversa., pero que desde marzo pasado dejaron de hacerlo ante la suspensión de clases por la deplorablemente pandemia. Por largo tiempo se escucharon  quejas de los transportistas porque la muchachada tenía tarifa especial, además de que eran muy “ruidosos”, pero un buen día don coronavirus los hizo reflexionar que ellos representan entre el 70 y 80% de los clientes, por lo que a casi tres meses hay corridas que van con unos cuantos pasajeros, situación que ha provocado que actualmente trabaje sólo la mitad de las camionetas. Esperaban que el 25 de mayo regresaran a clases pero se difirió para junio y todo indica que, al menos en el presente año lectivo no volverán, de manera que las condiciones se normalizarán hasta septiembre. Es un período demasiado largo para quienes viven de ofrecer este servicio, pero no tienen otra opción que esperar a que pase el desorden que ha provocado la calamidad que tantas vidas ha cobrado. Podría suponerse que al reanudarse labores en varias empresas aumentaría la demanda, pero no ha sido así debido a varios factores, entre ellos que parte de las fábricas tiene servicio de autobuses que trasladan a los trabajadores desde sus comunidades  hasta el centro laboral y luego los regresan, mientras que otros optan por hacerlo en vehículos de sus compañeros, por lo que el transporte intermunicipal sigue atendiendo a estudiantes y familias de cada lugar.

¡Participa con tu opinión!