Los momentos de prueba que se viven tienen que dejar una enseñanza para todos y saber qué hacer para imponerse a la adversidad, de no quedarse atrapados en esta etapa sino por el contrario, mirar hacia delante, porque de lo que hoy haga cada quien dependerá que se reduzca un período tan difícil como el que se registra.
Aunque las noticias no son las que se esperan, es alentador observar que hay un esfuerzo conjunto de las instancias públicas y privadas con lo que se pueda enfrentar la situación, siempre mirando por el bien de la sociedad.
A iniciativa del gobernador Martín Orozco Sandoval, el Congreso del Estado aprobó el viernes la readecuación del Presupuesto de Egresos 2020 por un monto de 130 millones de pesos, recursos que provienen del Impuesto Sobre la Nómina (ISN) y serán destinados para apoyar a los micro, pequeños y medianos negocios.
Por su parte el presidente del Consejo Empresarial de Aguascalientes (CCEA), Pedro Gutiérrez Romo, se pronunció por tener un frente común para salvaguardar las empresas, los empleos y por ende la vida productiva en general. De lo que se haga ahora, afirmó, dependerá que siga funcionando toda clase de empresas, los prestadores de servicios y los negocios, desde la tienda de la esquina hasta los super y tiendas departamentales, cada uno es parte de un todo que debe estar marchando una vez que se supere esta fase.
El dirigente del CCEA planteó la creación de un Consejo Consultivo en el que estén representados los sectores oficial, privado y sindical, entre otros, para configurar un plan de trabajo que permita realizar acciones a corto y mediano plazo en beneficio de la vida productiva del estado, que además contemple atender las demandas de las empresas más desprotegidas a fin de que tengan acceso a los apoyos económicos. Dijo que piden al gobernador del estado la formación de ese organismo para llevar a cabo una tarea que favorezca a todos los sectores, principalmente que sea para preservación de los centros de trabajo y los empleos.
Las condiciones imperantes exigen procedimientos concluyentes, con lo que se evitará el cierre definitivo de negocios, para que todos los que actualmente suspenden actividades tengan la seguridad de que volverán a abrir, es el caso de seis hoteles que dejaron de funcionar ante la caída de la actividad. La presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles de Aguascalientes, Gloria Romo Cuesta, informó que el desplome de la ocupación en este mes alcanzó el 80%, lo que podría seguir en las mismas condiciones mientras dure la emergencia sanitaria, por lo pronto las seis hospederías que dejaron de trabajar significan 400 empleos directos y 600 indirectos y en cuanto a las reservaciones se encauzan a otros hoteles para que los clientes no tengan ningún contratiempo.
Por su parte, el presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro (Acocen), Alfonso Linares, dijo que alrededor del 30% de los asociados bajaron las cortinas, dedicados a la venta de calzado, de comida, tiendas de ropa, joyería, electrodomésticos, de disfraces, etc., al mismo tiempo quienes siguen abiertos han recortado el horario. Para apoyar a estos negocios, la Acocen ha solicitado al gobierno del estado apoyo a través del sistema de financiamiento que tiene la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec) y proponen que a la mayor brevedad se autoricen créditos y que puedan ser pagados en tres meses y sin intereses, con lo que podrían enfrentar esta circunstancia.
Hay preocupación por el tema sanitario pero también por el futuro económico, ya que de cada negocio dependen varios empleos, por lo tanto en manos de la autoridad estatal se encuentra la respuesta global que esperan los propietarios de los distintos giros comerciales.

DEFENSA ECONÓMICA

Dispuesto a no dejar ningún cabo suelto, el gobernador Orozco Sandoval obtuvo del Consejo de Administración del Centro Comercial Agropecuario (CCA), la seguridad de que, además de las acciones sanitarias recomendadas por el Sector Salud, se protegerá la economía de las familias con un firme control de precios de los productos perecederos.
En la reunión que tuvo lugar el jueves pasado en palacio de gobierno, también se selló el compromiso de hacer equipo para responder en mejores condiciones ante lo que se registra por el coronavirus, principalmente garantizar que exista el suficiente abasto de productos básicos y no permitir los abusos ante la contingencia.
A nombre de sus compañeros, los miembros del Consejo, Gerardo Palomino Macías, Luis Miguel Rentería Arias y Mauricio Reyes Medina, se comprometieron a que habrá suministro de productos alimenticios “sanos, inocuos, frescos y nutritivos”.
Orozco Sandoval exhortó a los integrantes el CCA a mantener la confianza de que distribución y abasto de los alimentos está garantizado y que el precio de los productos se mantendrá en el mismo nivel como una contribución a la economía familiar.
Los comerciantes reiteraron que habrá pleno respeto a los precios y cuidarán las acciones sanitarias con mayor control a los accesos, para que dueños y empleados, así como consumidores, tengan la certeza que se vela por su seguridad, pidiéndole a cada una de las personas que acuden a ese lugar, lo mismo que a quienes ahí laboral, que respeten las instrucciones de la Secretaria de Salud, ya que haciéndolo se protegerán a sí mismos y a su familia.
En tanto, uno de los sectores clave para que no falte el abastecimiento de la mercancía es la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), comprometiéndose el dirigente estatal Roberto Díaz Ruiz que seguirá entregándose en tiempo y forma, pese a que en algunos momentos hay problemas para la movilización de las unidades, lo que se ha podido superar y espera que así continúe, aún cuando están conscientes que la evolución del coronavirus podría significar un impedimento en algunas partes del país, pero en Canacar “existe el compromiso desde el más modesto operador hasta el más importante transportista de no frenar el servicio”, al considerar que el desabasto de mercancía generaría una mayor dificultad “que saldría más costosa”, sostuvo el ex líder nacional de la Cámara de Autotransporte.

AL FINAL CEDIÓ

A principios de marzo el obispo José María de la Torre Martín informó que en la Diócesis de Aguascalientes no se suspenderían los servicios en los templos, no obstante que la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) así lo había determinado y que finalmente se cumplirá a partir de mañana, algo que no sucedía desde el Movimiento Cristero (1926-1929).
Luego de las lecciones que dio el Papa Francisco, al ofrecer misas sin fieles y que se transmiten vía satélite a todo el mundo, incluida la bendición del viernes pasado desde una desolada Plaza San Pedro, no quedó otra opción que ajustarse a las disposiciones superiores.
En las misas que habrá este domingo se informará a la feligresía de la forma como habrán de funcionar las actividades en la Diócesis, que además de los recintos locales incluye parroquias de varios municipios de Jalisco y Zacatecas.
Los sacerdotes oficiantes darán a conocer hoy que desde mañana lunes no habrá misas en los templos hasta nuevo aviso, como una medida indispensable para evitar el avance del coronavirus, que en la República Mexicana ha provocado 12 muertes y hay 707 contagios confirmados y 2,475 sospechosos. Las únicas misas que habrá son para los fallecidos y sólo se admitirá un número reducido de personas, mientras que en los monasterios y comunidades religiosas seguirán de manera normal.
Los oficios se reanudarán una vez que las autoridades de Salud levanten la contingencia, aunque los templos permanecerán abiertos para que quien lo desee acuda a rezar, además los oficios de Semana Santa se realizarán en privado en cada lugar, sin la participación de los fieles y cancelándose el lavatorio de pies.
Lo único que faltó determinar es si habrá algún horario para confesiones y la distribución de la hostia, que son parte fundamental de los creyentes.

HASTA OCTUBRE

México debe estar preparado para enfrentar el coronavirus hasta el mes de octubre, aunque en menor escala a la vivida en el período precedente. Se calcula que la cresta de la situación puede ser a finales de abril y a partir de ahí empezar el decrecimiento hasta su total desaparición, pero en todo este tiempo no se debe bajar la guardia.
El subsecretario de Prevención y promoción de la Salud, Hugo López Gatell, fue muy directo: “Preparémonos para una epidemia larga, es posible que lleguemos tranquilamente hasta agosto, septiembre, incluso octubre, en la medida en que tengamos éxito de diferir los contagios, pero con ello vamos a tener un mejor manejo de la epidemia”.
Dijo que al entrar a la Fase 2 “tenemos tres acciones clave: suspensión anticipada del ciclo, que será del 23 de marzo hasta el 19 de abril; la suspensión temporal de todas aquellas actividades laborales que implican el tránsito, transporte de personas. Hemos planteado que sea de manera general para toda la sociedad, sector público, privado y social, cuidando, desde luego, que existan mecanismos de continuidad de operaciones para garantizar ciertos servicios críticos, la producción de energía, de alimentos, etcétera. Tercer punto, la suspensión temporal de posposición de congregaciones o reuniones masivas, y hemos puesto un límite muy bajo que son 100 personas”.
Dijo que el tiempo que durará la epidemia “es una paradoja. En la medida que tengamos éxito en reducir la transmisión, vamos a tener una epidemia más larga, porque básicamente la estrategia consiste en administrar el riesgo, en ir incidiendo en el tiempo, como si uno pagara en abonos el riesgo, y en lugar de tener todos los pacientes que necesitan servicios hospitalarios a un tiempo, uno los va programando, porque se reduce la velocidad del contagio”, por lo tanto hay que estar preparados para una epidemia larga que podría llegar hasta octubre.
Respecto a imponer condiciones como en otros países, en donde está prohibido salir a la calle, López Gatell precisó que algunos países, destacadamente, Italia y España, han tenido medidas restrictivas, reforzados por el uso de la fuerza pública, “en México no es el caso. Aquí a lo que apelamos es a la conciencia del riesgo, riesgo individual, una persona que sale al espacio público tiene desde luego más riesgo de contagiarse, que una persona que permanece en casa. El llamado es a quedarse en casa, lo digo en segunda persona. Quédate en casa, si no necesitas salir, pero no es indispensable que lo hagas en este momento, porque no es para satisfacer una necesidad crítica de tu vida, quédate en casa. Sé que puede ser atractivo salir al parque, salir a pasear, reunirte con tus amigos, pero mejor quédate en casa, te vas a proteger a ti mismo, a tu familia y a todos”.
Por su parte, el director general de Epidemiología, José Luis Alomía, dijo que si todo sale bien podría empezar a regresar todo a la normalidad a finales de abril, entendiéndose como normalidad que se puedan registrar menos contagios de los estimados y de manera diseminada, es decir, no todos al mismo tiempo, “si llevamos a cabo las acciones en las fechas programadas y con la intensidad adecuada, precisamente, este pico epidemiológico lo podríamos disminuir y alargándolo en el tiempo”, para ello, apuntó, “necesitamos que el ciudadano, que las familias sigan las instrucciones y las recomendaciones que se den, como en el tema de la sana distancia”. Añadió que no importa que este pico se alargue en el tiempo siempre y cuando la curva sea más plana, esto es, con menos casos.

EXIGIR QUE ACTÚEN

El físico Víctor Romero Rocín, académico e investigador de la UNAM, advirtió en entrevista para Reforma que el tiempo para seguir especulando se ha terminado y el gobierno debe actuar ya porque el país está en la fase en donde los contagios se elevarán exponencialmente.
“Parece ser que la administración, o el gobierno, por decirle así, está muy preocupado en la parte política, en la parte social, en la parte económica, pero sabe qué, que la sanitaria es primero”.
Hizo una proyección con los datos que diariamente difunde el gobierno federal y de acuerdo con este ejercicio, en fecha próxima el número de casos positivos podrían sumar otros tres mil. “Para el viernes pasado, día 30 de la epidemia en México, el número de infectados será de 3,000 aproximadamente”, apuntó, para ello tomó como base el crecimiento de la epidemia en España y en una escala logarítmica la comparó con lo que se ha tenido en México, ubicando ambos eventos a partir de su día uno, que para España fue el 1 de febrero y para México el 27 del mismo mes.
“El camino se conoce, entonces por qué esperarnos. Ahí viene (la propagación), no hay nada que nos haga especiales a los mexicanos ¿Por qué creer que somos diferentes a los italianos, a los europeos en general? El punto es exigir, respetuosamente, a las autoridades que actúen ya”, sostuvo Romero Rocín, uno de los 200 científicos que ofrecieron al gobierno de la República sus servicios para colaborar en el entendimiento, control y solución de la complejidad sanitaria y social que implica la pandemia del Covid-19.
Los expertos, entre los que sobresalen unos 80 investigadores eméritos y Premios Nacionales como Francisco Bolívar Zapata, Pablo Rudomín, Marcelino Cereijido, entre otros, urgieron tomar acciones firmes para proteger a la población.
En el escrito señalaron que es necesario ampliar la cantidad de pruebas diagnósticas, imponer restricciones masivas en fronteras y aeropuertos, así como suspender actividades masivas de toda naturaleza, además plantearon la importancia de asignar recursos, tanto al sistema de salud como a la actividad económica de todo el país: “El reto gigantesco que representa la pandemia del coronavirus requiere la colaboración entre el Sistema de Salud, las universidades, las cámaras empresariales y los movimientos ciudadanos”, especificaron.

MUERTES EN MÉXICO

La Secretaría de Salud reportó los primeros cinco casos del Covid-19 sin antecedentes identificables de importación, es decir, indicador del contagio local.
Asimismo, al 26 de marzo México registró 8 muertes provocadas por el coronavirus y 585 casos dieron positivo, cuatro de ellos asintomáticos y 2,156 sospechosos, lo cual significa que en las últimas 24 horas se sumaron 110 casos positivos y 500 casos sospechosos. La Secretaría de Salud informó que los grupos de edad en que se han presentado más casos es el de 30 a 34 años, y en el de mayores de 65 años.
Entre las razones que han influido para contraer el virus entre las personas fallecidas son tabaquismo, insuficiencia hepática, obesidad, asma, diabetes e inmunosupresión.
Los estados que registran el mayor número de defunciones son Ciudad de México (3), Jalisco (2), San Luis Potosí (2) y Durango (1) y de los pacientes hospitalizados el 3% se encuentran graves y 6% permanecen estables.

FRENO OBLIGADO

El sector empresarial de México confronta escenarios negativos como resultado del coronavirus, al considerarse que el 80% de los negocios tendrá problemas y al mismo tiempo el gobierno federal rehúsa otorgar algún tipo de apoyo, sea fiscal o financiero y por si fuera poco por Decreto las empresas deberán otorgar permisos con goce de sueldo y respetar sus prestaciones laborales en un período que comenzó el 24 de marzo y concluye el 19 de abril.
Con las medidas anunciadas en la Fase 2 de contingencia por Covid-19, las empresas deberán supervisar su operación, reducir su personal e incluso valorar si hay condiciones sanitarias para la continuidad de sus operaciones, lo cual anticipará la caída de la economía.
El martes pasado la Secretaría de Salud publicó el Decreto para establecer las medidas preventivas que deberán tomar el sector público y privado y aunque no determinó el cierre de negocios, ordenó evitar aglomeraciones en negocios como mercados, supermercados, misceláneas y servicios de transporte, así como restaurantes y hoteles. De igual manera pidió evitar la presencia en los centros de trabajo de personas mayores de 65 años, con discapacidad y enfermedades crónicas, así como de embarazadas y en período de lactancia.
El primero que deberá cumplir esas disposiciones es el Gobierno Federal, que tiene en su nómina a titulares de dependencias mayores de 65 años: Javier Jiménez Espriú, SCT (81); Víctor Manuel Toledo, Semarnat, (75); Olga Sánchez Cordero, Segob, (73), Jorge Alcocer, Ssa, (73); Víctor Villalobos, Seder (70); Alfonso Romo, jefe de la Presidencia (69); Miguel Torruco, Sectur, 67 y Andrés Manuel López Obrador, Presidente (66).
De acuerdo con la Encuesta de Ocupación y Empleo hay 2.7 millones de ocupados mayores de 60 años y de enviar a su casa a quienes tengan 65 o más años las empresas deberán asumir el costo salarial y respetar sus derechos laborales.
Es un plan que los especialistas consideran que habrá de detonar la caída de la economía, la cual se prevé que tendrá una contracción de hasta 4.5% este año. Se dispuso parar actividades no sustanciales; enviar a casa, y con goce de sueldo, a ejecutivos y trabajadores mayores de 65 años o inmonodeprimidas; quedan prohibidas las reuniones de más de 100 personas, evitar desplazamiento en transporte público; fomentar trabajo en casa; supresión de clases en todos los niveles.
También es urgente la sana distancia, medidas básicas de higiene, asilamiento en caso de síntomas de enfermedades respiratorias.
Lo que puede seguir en funcionamiento son hospitales, clínicas, farmacias y laboratorios; servicios financieros y telecomunicaciones, medios de información, hoteles y restaurantes y supermercados.
El presidente de Canacintra, Enoch Castellanos, dijo en conferencia de prensa que se anticipa una crisis sin precedentes; refirió que el 80% de las empresas facturan menos de un millón de pesos al año y no están en capacidad de aguantar la contingencia.
Por su parte, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, señaló que algunas previsiones anticipan que la afectación de la economía sería de menos 4%, lo cual se traduciría en la pérdida de 800 mil empleos y a estas alturas, cuando empieza la cuesta, industrias como la hotelera, restaurantera y aeronáutica ya están sufriendo las afectaciones, anotó.
Ante este panorama el CCE presentó una serie de propuestas al Gobierno para enfrentar la crisis para evitar que se cancelen inversiones y se pierdan empleos y dejó en claro: “No estamos pidiendo subsidios, estamos adelantándonos a un problema nacional, como salvaguardar empleos y cuidar que el trabajo en las empresas se conserve y no se cierre”.
En respuesta el presidente López Obrador rechazó la posibilidad de otorgar apoyos fiscales a las empresas y reiteró que los recursos públicos serán destinados a subsidios para la población más pobre: “Primero los más necesitados, yo creo que esto lo comparten todos los mexicanos. Ya nada de rescates al estilo del período neoliberal, que les daban a los bancos, a las grandes empresas. No, que ni estén pensando en que va a haber condonaciones de impuestos u otros mecanismos que se usaban antes. Si tenemos que rescatar ¿a quién hay que rescatar? A los pobres. Por el bien de todos, primero los pobres. Entonces eso es, sentenció el mandatario.

REFLEXIONES

Luego de exhortar a los mexicanos a no “apanicarse” (palabra que puso de moda en su sexenio el ex presidente Vicente Fox), Andrés Manuel López Obrador pidió al pueblo a no dejar de salir a la calle (contrario a lo que exige el Sector Salud): “Nos estamos preparando, nada más que no debemos de espantarnos, no adelantemos vísperas, es lo que vengo diciendo; los mexicanos, por nuestras culturas somos muy resistentes a todas las calamidades, siempre hemos salido adelante y en esta ocasión vamos a salir adelante. No dejen de salir, yo les voy a decir cuándo no salgan, pero sí pueden hacerlo y tienen posibilidad económica sigan llevando a la familia a los restaurantes, a las fondas, porque eso fortalece la economía familiar. No hacemos nada bueno si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada”.
Miguel Barbosa, gobernador de Puebla dijo que el coronavirus es para ricos: “Quienes están contagiados ahorita, seguramente hay mucha gente, algunos son padres de familia, sí, la mayoría son gente acomodada, eh. Si ustedes son ricos, tienen el riesgo, si ustedes son pobres, no, los pobres estamos inmunes, sale”. Esta declaración le valió al gobernante una serie de descalificaciones, llamándolo “mentiroso”, ya que tan sólo en su declaración de “3 de 3”, publicada en 2018, registró un ingreso anual de 1.8 millones de pesos, aunque otras investigaciones aseguran que eso se eleva a 12 millones, con bienes inmuebles en la capital del país que lo aleja de ser un pobretón, como se autocalifica.