Ayer con el Cuarto Domingo de Adviento, ya estamos preparados para la Navidad, señaló el obispo José María de la Torre Martín, al destacar que el nacimiento del Niño Dios nos invita a reflexionar en el camino que debemos seguir y las acciones o actitudes que debemos corregir.
“Hay que ser solidarios con los más desprotegidos, en vez de ignorarlos; recordemos que el Hijo de Dios vivió en el seno de una familia sencilla y respetuosa de Dios, y que ahí aprendió la sensibilidad que le permitió acercarse a los más necesitados, preocuparse por su salud material y espiritual, y regalarles signos milagrosos para que pudieran vivir mejor”, expresó el prelado.
Dijo que la solidaridad del redentor le llevó hasta dar la vida por nosotros, convirtiéndose en un ejemplo de bondad que estamos llamados a seguir; no hay como la sencillez y sobriedad de vida, y la preocupación permanente por los más pobres.
“Más que esperar regalos materiales, pidamos salud, esperanza, paz y justicia, pidámosle al Niño Jesús la fortaleza necesaria para perdonar al que nos ha ofendido y practicar la solidaridad”.
Finalmente, el pastor deseó a todos una muy Feliz Navidad y un 2019 lleno de bendiciones.