Luego de la manifestación realizada la mañana del martes por un grupo minoritario de supuestos trabajadores de la empresa Nissan en Aguascalientes, quienes cobijados por la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México pretendieron irrumpir en sus instalaciones como medida de presión para que fueran atendidas sus demandas laborales, la iniciativa privada en la entidad condenó que sindicatos oportunistas cobijados por partidos políticos pretendan desestabilizar la paz laboral que durante años ha caracterizado al centro del país.

Raúl González Alonso, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, lamentó que las máximas autoridades del mencionado sindicato, aprovechen las necesidades de los trabajadores para pretender perturbar la relación entre patrones y obreros.

Consideró que CATEM es únicamente un brazo laboral de MORENA, quien desea llegar a los acuerdos de una forma en la que no es conveniente para ninguna parte.

Por lo anterior, adelantó que está contemplado poder refrendar en un futuro no muy lejano, el pacto de civilidad y paz social en el cual existan compromisos de todos los frentes, para que la toma de decisiones siempre sea de una manera equitativa.

González Alonso aclaró que en la entidad las demandas justificadas de los trabajadores son resueltas de manera civilizada y no por medio de plantones que pudieran generar resultados adversos para la economía.

“La parte empresarial y la laboral están pasando por partes muy complicadas, lo que necesitamos ahorita son canales de diálogo en los que podamos llegar a entendimientos. Hay empresas que están llegando al límite de sus posibilidades, eso es lo que nos debe de ocupar, estar al pendiente de sus necesidades para poder intervenir”, resaltó.