Francisco Betancourt 
Agencia Reforma

Monterrey, México.- El Gobierno de Texas prohibió ayer a las compañías de gas natural exportar el combustible a cualquier lugar fuera del Estado hasta el 21 de febrero, acción que afectará a todo México y, en especial, a Nuevo León, advirtieron expertos.

La orden del Gobernador Greg Abbott prohíbe a los productores de gas del Estado vender a productores de energía fuera de sus fronteras mientras están intentando restaurar el suministro de electricidad en Texas, que vive una crisis a raíz de las nevadas recientes sin precedentes, que han dejado sin servicio eléctrico a unos 4 millones de texanos.

Especialistas alertaron que esta acción semiparalizará al País debido a que el 72 por ciento de la oferta de gas natural corresponde a importaciones y, de éstas, Texas es el principal proveedor.

“Esta situación tendría un impacto devastador, ya que hemos construido una infraestructura basada en el gas natural texano”, resaltó Adrián Calcáneo director de Midstream y Líquidos para Latinoamérica de IHS Markit.

El 53 por ciento del gas natural consumido en México es para la generación eléctrica, 25 por ciento por Pemex y 20 por ciento por la industria, y el 2 por ciento para uso residencial y otros.

Armando Llamas, catedrático del Tecnológico de Monterrey, consideró que se deberá echar mano de todas las centrales eléctricas que generen a través de tecnologías distintas al gas natural.

La Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, informó que contactó a un representante del Gobierno de Estados Unidos en México para evitar más afectaciones.

Con información de Diana Gante y Karla Omaña