Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Cuando el mexicano Sergio Pérez debía mantener la calma y atacar poco a poco a Lando Norris, una salida de la pista cambió su panorama en el Gran Premio de Austria, para finalizar sexto.
En la pelea por el segundo lugar, en la vuelta 4, el tapatío intentó rebasar el McLaren, pero, en la hazaña, se fue a la arena y cayó hasta la posición 10.
Norris recibió la penalización de 5 segundos en su entrada en pits y pudo recuperarse. Sin embargo, la situación no fue la misma para el piloto de Red Bull. Remontó algunas posiciones y, con su parada en boxes, mejoró su ritmo, pero, en dos maniobras con el Ferrari de Charles Leclerc, similares a la que Norris tuvo con él, una sorpresa poco afortunada le esperaba.
Primero, fue sancionado con 5 segundos y más tarde con 5 más, pero aún así intentó alejarse de los Ferrari y del McLaren de Daniel Ricciardo para conservar el quinto lugar y evitar perder posiciones; al final, no fue suficiente y cayó hasta el sexto lugar por las sanciones.
El líder de la temporada, Max Verstappen, volvió a consolidarse con la victoria en el Red Bull Ring con una ventaja abismal sobre el segundo lugar: el Mercedes de Valtteri Bottas.
Aunque Norris perdió dos posiciones con las ‘Flechas Negras’, se recuperó y consiguió rebasar limpiamente a Lewis Hamilton, para así agenciarse el tercer sitio.
El siete veces campeón de la Fórmula Uno tuvo un problema en la parte baja de su auto, ocasionando que su ritmo de carrera cayera y apenas le alcanzara para el cuarto puesto.