La ineficiencia de algunos empleados de la Fiscalía General del Estado que cobran como agentes del Ministerio Público nuevamente salió a relucir, luego de que por tercera ocasión en pocos meses, fue detenido un individuo por intentar agredir sexualmente a menores de edad.
Se trata de quien responde al nombre de Jaime, de 51 años de edad, quien a pesar de que lo habían detenido en dos ocasiones anteriores por el mismo delito, ya se encontraba otra vez en la calle haciendo de las suyas.
Esta vez los elementos del Mando Único de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado lo detuvieron en la calle Palma, en la cabecera municipal de Cosío, luego de que intentaba ingresar a un domicilio a la fuerza.
Cabe destacar que tras lograr su detención y ser abordado a una radiopatrulla, llegaron dos jovencitas de 15 años de edad, quienes señalaron que al caminar por la calle Palma fueron interceptadas por Jaime, quien trató de agredir sexualmente, por lo que se retiraron corriendo para resguardarse en el domicilio de una de ellas.
Sin embargo, dicho sujeto comenzó a seguirlas y trató por la fuerza a ingresar al domicilio, solamente que en esos momentos iba pasando el vehículo policiaco, por lo que al percatarse de lo anterior Jaime trató de darse a la fuga, aunque no logró su objetivo.
Por tercera ocasión fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado, en espera de que ahora sí haga bien su trabajo y ponga tras las rejas a tan peligroso individuo, antes de que provoque alguna desgracia.