Lorena Jiménez
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Aunque Teo González aún no termina de asimilar que estuvo al borde de una tragedia, luego del infarto que sufrió el jueves pasado, el comediante ya se encuentra en su casa y adaptándose a su nuevo estilo de vida. El histrión fue dado de alta el sábado por la tarde, tras haber sido internado y sometido, de emergencia, a un cateterismo cardiaco.
“El sábado me dieron el alta, ese día ya dormí en mi casa, todo el domingo estuve en completo reposo y ayer (lunes) tuve mi primera rehabilitación en el hospital, me asignaron hacer bicicleta y caminadora, todo bajo monitoreo para ver cómo va reaccionando mi corazón, y ayer (lunes) estuvo muy bien”, platicó ayer González en entrevista, desde su casa en Guadalajara.
“Me siento tranquilo anímicamente, esperando que pase el tiempo para ir retomando mi vida. Como que todavía no asimilo lo que me pasó, pero, poco a poco, voy adaptándome a mi nuevo estilo de vida, porque así va a ser”.
González, de 60 años, deberá tomar anticoagulantes de por vida tras el infarto que padeció el jueves por la mañana en su casa.