En este inicio de año 2021, la Condusef en Aguascalientes pone en alerta a utilizar con mucho cuidado el método milagroso de las reparadoras de deuda o crédito, las cuales dicen que pueden ayudar a solucionar los problemas financieros y hasta sacarlos del Buró de Crédito, pero la mayoría son empresas fraudulentas.
Ignacio Villanueva Chávez, titular de la unidad de atención, señaló que hay reparadoras de crédito reconocidas, éstas fungen como una intermediaria entre la persona deudora y el acreedor, la cual buscará ofrecerle a su cliente negociar con el banco o institución financiera alguna alternativa para liquidar la deuda, además de intentar conseguir un descuento y cambiar el historial de sus clientes en el Buró de Crédito.
Aclaró que hasta el momento no existe un marco legal para regular las operaciones de las reparadoras de deuda, es decir, estas empresas o despachos trabajan con esquemas propios, por tanto, las personas que por desesperación recurren a alguna de ellas y que no estén acreditada (registro, domicilio, etc.), probablemente serán víctimas de algún fraude, agravando su situación financiera.
Peor aún, en caso de haber un problema, la Condusef no tendrá facultades para apoyarlas. Actualmente en México existen aproximadamente 11 reparadoras y aunque cada una tiene su forma de operar, comúnmente brindan servicios de asesoría financiera y legal, para ello analizan ingresos, egresos y deudas; elaboran un programa de ahorro, el cual tiene como fin abonar a la deuda cada cierto tiempo.
Además, ofrecen negociar con el banco o institución financiera una reestructuración de la deuda, o intentan lograr una reducción de la misma, la cual se denomina “quita de capital”. También se encargan de las molestas llamadas de los despachos de cobranza, y en algunas ocasiones, cuando la deuda se ha liquidado, las reparadoras llegan a ofrecer a sus clientes la asesoría para volver a acceder a un crédito.
Mencionó que ninguna reparadora ofrece préstamos a sus clientes para que liquiden sus deudas. Asimismo, aclaró que no todas las deudas son negociables como las hipotecarios o las automotrices.
Por lo anterior, las reparadoras de crédito solo aceptan a personas deudoras cuyo total de deuda sea mayor a 30 mil pesos; que la deuda sea con alguna institución financiera con las que estos puedan negociar y que exista un atraso de varios meses en los pagos.