Anna Bautista
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El titular de la Unidad de Seguros y Pensiones de la Secretaría de Hacienda, Carlos Noriega, señaló que la reforma para incrementar pensiones contemplaría un “periodo de gracia” de dos años en el que las aportaciones de los empleadores no aumentarán.

La reforma, agregó, podría entrar en vigor en 2021, una vez que se hayan ultimado los detalles con el sector privado.

“El patrón va a subir su aportación (…) gradualmente a lo largo de ocho años. Tendremos dos años de gracia.

“Esperamos que pueda transitar todo el proceso legislativo en periodo ordinario de septiembre a diciembre (…), de manera que estuviese en vigor iniciando el año próximo”, dijo Noriega.

Este miércoles, el Gobierno presentó un proyecto de reforma al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que busca disminuir de 25 a 15 años, el tiempo de cotización de los trabajadores, así como elevar las contribuciones a las Afores.

El plan dispone un alza progresiva del aporte de los patrones al SAR, a un 13.87 por ciento, desde el 5.15 por ciento actual.

Por la tarde, el Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, señaló que la reforma tiene posibilidades muy altas de que sea aprobada en el Congreso.

“En el anuncio que hicimos esta mañana estuvo presente también el Presidente de la República y los dos presidentes de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Senadores y Diputados, lo cual nos permite presumir que las posibilidades de que sea aprobada en el Congreso son muy altas.

“Un elemento a destacar también es que esto se logra a través de un consenso entre el Gobierno, los trabajadores y el sector empresarial; es decir, esta es una iniciativa apoyada por todos los involucrados”, dijo en un mensaje virtual para explicar el proyecto.

Herrera recalcó que el objetivo es que el trabajador promedio obtenga alrededor de un 40 por ciento más de pensión de lo que se está recibiendo ahora.

En el actual sistema de pensiones, agregó, no hay suficientes recursos para que el trabajador se retire en condiciones dignas, lo que se ha traducido en que si un empleado se retirara hoy, solamente recibiría alrededor del 31 por ciento de lo que es su salario actual y esto se corregirá a través de mayores aportaciones del sector empresarial, detalló.

“De hecho, los cálculos que tenemos hoy es que solamente el 34 por ciento de los mexicanos que están cotizando al IMSS tendrían acceso a una pensión garantizada.

“Por ello, el segundo elemento es bajar el número de semanas obligatorias de mil 250 que equivale a 25 años 750 que equivalen a 15 años, esto va hacer que el universo de las personas que tienen derecho a una pensión garantizada pase de 34 por ciento a 80 y tantos por ciento”, dijo.

Con información de Charlene Domínguez y Reuters