Alejandra Benítez / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO .-Pumas amaneció como sublíder de la competencia y puso al rojo vivo la pelea por los cuatro lugares para ir directo a la Liguilla.
El equipo de Andrés Lillini sufrió y batalló para sacar la victoria ante Toluca por 1-0, pero al final se llevó tres puntos que son oro puro para la escuadra universitaria que ahora le metió más presión a la competencia, pues en esta recta final visitará al Pachuca, recibirá a Chivas y cierra ante Cruz Azul.
Vencer en fila a estos tres rivales o repartir puntos podría ser fatal para alguno de ellos, sobre todo para La Máquina que hoy corre el riesgo de salir del “Grupo de los 4”.
Pumas sufrió los primeros 45 minutos, pues encontró un rival cerrado, que no permitió que el juego fluyera, demasiadas precauciones de la zaga choricera con Gastón Sauro muy atinado para sacar todos los balones que pudieran inquietarlos.
Esta vez Carlos González entró hasta la segunda parte, pues su capacidad pulmonar no está al 100 por ciento por el coronavirus que lo atacó hace 2 semanas, y la ofensiva recayó en Juan Dinenno y Juan Manuel Iturbe, que se quedaron sin opciones por la falta de espacios que siempre suele generar el paraguayo, un hombre con una labor de sacrificio que ha sido fundamental para los auriazules.
Las redes sociales crucificaron al portero del Toluca, Luis García, quien al tratar de quedarse con un balón rematado por Facundo Waller, el esférico se le fue de las manos y lo acabó incrustando en su portería para darle la victoria a los universitarios.
Solo que a Pumas también habría que darle su mérito, pues el ingreso de Waller obedeció a un ajuste táctico de Lillini 6 minutos antes de la anotación.