Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Con las altas temperaturas y la llegada de las lluvias, la presencia de mosquitos aumenta y también el riesgo de enfermedades que transmiten.
Jessica González, especialista en Salud de la Universidad La Salle, y Guadalupe Soto, epidemióloga de Salud Pública de Facultad de Medicina de la UNAM, explican que, si bien, en la CDMX el dengue, zika o chikungunya no representan un problema de salud grave, existe la posibilidad de que puedan ocurrir contagios.
Factores ambientales como las altas temperaturas por el cambio climático, además del encharcamiento de agua en lluvias favorecen la presencia de los transmisores.
Además, señalan las expertas, los mosquitos han evolucionado y algunos de estos y sus huevecillos se han encontrado en zonas donde se supone que no deberían estar, mismas en las que han hallado la forma de adaptarse.
«En la Ciudad de México, aunque son pocos los casos que se dan, sí es importante que conozcamos estas medidas, porque no significa que en la Ciudad no se den este tipo de casos, sí los hay, no son exclusivos solamente del interior de la República y hay que estar prevenidos», explica González.
La especialista de La Salle enfatiza que la mejor forma de prevenir es también la más simple: evitar las acumulaciones de agua y basura que favorecen los criaderos.
En caso de sufrir picadura de un mosquito y presentar fiebre, picazón, dolor de cabeza, dolor muscular, ojos rojos, vómito, náuseas, fatiga extrema, salpullido o hemorragias, debe buscarse ayuda médica inmediatamente.
De no atenderse, los síntomas podrían agravar y comprometer el sistema neurológico, los componentes de la sangre, la función renal neurológica o provocar hemorragias
«No es necesario que identifiquen por qué les pasó o querer diferenciar qué tipo de mosquito picó, lo importante es que en la presencia de al menos uno de estos síntomas vayan de inmediato al doctor o urgencias.
«El dengue y todas estas que se transmiten por mosquitos no son enfermedades que se deban tomar a la ligera, por eso ante la presencia de cualquiera de estos síntomas y el riesgo de una picadura de mosquito hay que acudir de manera inmediata al médico», añade.
Soto aconseja, además, utilizar desinfectante de agua, principalmente en caso de haber estado expuesta a la intemperie, así como repelentes de mosquitos, mosquiteros y ropa que cubra mayor área del cuerpo.
«Aunque no es de manera alarmante, sí es importante mencionarlo: se ha ido incrementando y la proliferación de algunos mosquitos en algunas ciudades», destaca.

¡Participa con tu opinión!