El Colegio de Arquitectos trabaja de la mano con Protección Civil y la Secretaría de Desarrollo Urbano Municipal en el monitoreo de las fallas y grietas que se activan durante la temporada de lluvias por el reblandecimiento de la tierra, destacó su presidente, Ignacio Jiménez Armas.
El especialista comentó que el Colegio hace su labor social cuando la autoridad requiere algún dictamen o peritaje por la temporada de lluvias, en la que se presentan una serie de problemas, dado que se reblandecen algunas y también varias fincas abandonadas sobre todo en el centro de la ciudad y representan un riesgo de que se puedan colapsar al no contar con el soporte suficiente, pueden caerle a alguien que vaya pasando.
Por lo anterior, dijo que Protección Civil tiene que revisar todas estas propiedades de particulares para que se les exija que reapuntalen o bien aislar o proteger para evitar accidentes.
Asimismo, dijo que las vialidades sufren movimiento en el subsuelo, lo que puede ocasionar la aparición de algún socavón, por lo que tienen que estarse monitoreando, dado que se carece de un sistema pluvial y de entubamiento y las líneas sanitarias y alcantarillas son insuficientes con las precipitaciones, además de que cada vez hay más planchas de concreto y menos infiltración hacia el subsuelo, ocasionado por el crecimiento de la ciudad.
Recordó que en López Mateos y en otros fraccionamientos incluso nuevos ya se han presentado este tipo de problemas de socavones, donde no fue bien compactado el material para recibir concreto o carpeta asfáltica y ha ocasionado algunos problemas, por lo que hay que estar alertas en revisar, no nada más en temporada de lluvias, sino todo el año.
Apuntó que de acuerdo con el mapa cartográfico que tiene la autoridad, se tienen detectadas más de 200 fallas y grietas en todo el estado, que se tienen que estar actualizando constantemente.
Enfatizó que esta situación se debe a la sobreexplotación del manto freático en el estado, por lo que urge que la gente tenga conciencia del cuidado y conservación del agua; en tanto que la autoridad debe tener un plan integral hidráulico para evitar estas cosas. “Se debe propiciar la infiltración del subsuelo, que se recargue el manto freático porque hoy se perfora a más de 600 metros de profundidad, lo cual afecta la calidad del agua porque presenta arsénico y otros metales pesados y al no haber infiltración hay movimiento interno de la tierra en Aguascalientes y por ello se presentan las fallas y grietas”.