Guadalupe González Madrigal, presidenta de la Asociación de Comerciantes del Centro (ACOCEN), indicó que durante el periodo de la Feria de San Marcos se prevé una disminución en la afluencia de gente en esta zona de la ciudad, lo cual impacta negativamente en las ventas.
La representante de ACOCEN señaló que esta tendencia se repite año tras año y, a pesar de los esfuerzos y promociones implementadas, el centro histórico sigue siendo relegado en comparación con otras áreas de mayor atracción, como la isla San Marcos y el corredor de la Expoplaza.
«El centro parece abierto, pero realmente está abandonado y nuestras ventas caen por debajo del 50% durante esta temporada», lamentó González Madrigal, destacando el constante desafío que enfrentan los comerciantes.
Reveló la difícil situación económica que enfrentan muchos negocios del centro, cuyas ventas apenas alcanzan la mitad de lo esperado durante la feria. González Madrigal explicó que el éxito económico parece estar reservado para aquellos comerciantes relacionados directamente con la feria y el entretenimiento, aunque esto implica grandes inversiones y riesgos.
«Para nosotros no hay juego», enfatizó la presidenta de ACOCEN, describiendo los desafíos adicionales que enfrentan los comerciantes al intentar obtener licencias para operar durante la feria, dado que la falta de acceso equitativo a los espacios comerciales y la reventa de licencias generan una competencia desigual que perjudica a los negocios establecidos en el centro histórico.
A pesar de estos obstáculos, González Madrigal se mostró optimista sobre el futuro y afirmó que ACOCEN continuará insistiendo ante las autoridades para que, en futuras ediciones de la feria, el centro sea considerado un punto focal de actividades culturales, especialmente en la Plaza de la Patria, con el fin de atraer tanto a locales como a turistas y revitalizar el área durante todo el día.