Guadalupe Oviedo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador nombró a la subsecretaria de Hacienda, Victoria Rodríguez, como próxima gobernadora del Banco de México, lo que provocó una fuerte depreciación del peso debido a preocupaciones sobre su independencia y calificaciones técnicas.

El diario The Wall Street Journal destacó que el peso cayó hasta 21.60 frente al dólar estadounidense tras el anuncio, respecto al 20.19 del martes, antes de recuperarse algo a 21.48.

Los mercados no están reaccionando bien debido a los riesgos de que el nuevo nominado no sea lo suficientemente independiente del gobierno o no esté calificado para el puesto en términos de formación técnica, conocimiento y experiencia técnica, dijo Alberto Ramos, economista jefe de Goldman Sachs para América Latina

«No se sabe mucho sobre ella», agregó.

Rodríguez es economista del Tecnológico de Monterrey de México, con una maestría en economía de la Universidad El Colegio de México, y ha ocupado varios cargos en el Ministerio de Hacienda.

El diario señaló que López Obrador hizo caso omiso de las pérdidas del peso, que atribuyó a la fortaleza general del dólar.

Por otra parte, Alejandro Schtulmann, director de la consultoría de riesgo político Empra, dijo que «ella no tiene el calibre que un gobernador del banco debería tener debido a su escasa experiencia en política monetaria.

«La nominación sigue el patrón de esta administración, un patrón de nombramientos políticos, no por calificación, y donde la experiencia toma el asiento de atrás».

López Obrador reveló que enviaría la nominación al Senado para su ratificación esta semana. De ser ratificada, Rodríguez sería la tercera mujer en la junta de gobernadores de cinco miembros del banco central y su primera gobernadora.

El mandato del actual gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, finaliza el 31 de diciembre.

Su nominación se produce cuando el banco central se enfrenta a un aumento de la inflación, que en la primera quincena de noviembre fue de 7.05 por ciento, su nivel más alto desde 2001 y más del doble del objetivo del 3 por ciento.

El banco central ha elevado su tasa de interés a un día cuatro veces desde junio del 4 al 5 por ciento actual, y se espera que la aumente al 5.25 por ciento en su reunión de diciembre.

La elección anterior de López Obrador para dirigir el banco central, el ex Secretario de Hacienda, Arturo Herrera, dijo ayer que el Presidente le dijo hace una semana que había reconsiderado la decisión.

Por su parte, Christian Laawrence, estratega senior de mercado en Rabobank, dijo que con un crecimiento económico desacelerándose, mayor inflación y una iniciativa controversial ante el Congreso para dar al gobierno mayor control sobre el mercado eléctrico, la incertidumbre en el banco central no es bienvenida.

«Un desconocodo al frente del Banco de México, que ha sido una fuente de estabilidad, no augura nada bueno para la confianza», mencionó.

¡Participa con tu opinión!